Enki, Ea, dios sumerio, acadio, babilónico; sabiduría, benefactor, historia, héroe, biografia

Enki, Ea, dios sumerio, acadio, babilónico; sabiduría, benefactor, historia, héroe, biografia. Hablar de Enki-ea, el dios de la mitología sumeria no es sencillo, por la distancia y el tiempo, por su ascendiente religioso y cultural, pero lo vamos a intentar.

El dios aparece por primera vez en el Período Dinástico Temprano IIIa (c. 2600-2350 aC) y fue establecido como un dios importante de los acadios por c. 2400 aC que lo conoció como Ea. Las excavaciones en Eridu, sin embargo, han descubierto evidencia de una tradición de santuarios para Enki que se remonta a la fundación de la ciudad c. 5400 aC En Eridu era conocido como Enki y más tarde, en Akkad., un mar; los dos nombres se usan de manera intercambiable para la misma deidad que el nombre babilónico Nudimmud. Enki era conocido como Ninsiku solo en su aspecto de patrón de artesanía y arte, especialmente objetos dedicados a súbditos divinos.

En acadio corresponde a Ea al igual que en la mitología babilónica. Originalmente fue el patrono de la ciudad de Eridu pero luego extendería su influencia a toda Mesopotamia, a los cananeos, hititas y hurritas. Era el dios de las artesanías el agua, la inteligencia, sabiduria, el oído y la creación.
Se le relaciona con el conglomerado de constelaciones llamada las Estrellas de Ea, así como con la constelación llamada AŠ-IKU, cuadrado de Pegaso. También se le asociaba con el planeta Mercurio.
A partir del segundo milenio antes de Cristo, se escribía su nombre asociado a un ideograma numérico de 40, número sagrado.

La traducción común de su nombre es Señor de la tierra: la raíz sumeria En es Señor, título dado originalmente al Sumo Sacerdote.Ki significa tierra o montículo. Ea puede ser un término hurrita o semítico, pudiendo derivar de la raíz semítica *hyy, que podría traducir vida, primavera, agua corriente. En sumerio Ea significa casa del agua.
Se ha recopilado una gran cantidad de mitos sobre Enki en muchos sitios, desde el sur de Irak hasta la costa de Levantine . Se lo menciona en las primeras inscripciones cuneiformes existentes en la región y fue prominente desde el tercer milenio hasta los tiempos helenísticos. El significado exacto de su nombre es incierto: la traducción común es "Señor de la Tierra". El Sumerio En se traduce como un título equivalente a " señor " y fue originalmente un título otorgado al Sumo Sacerdote. Ki significa "tierra", pero hay teorías de que el ki en este nombre tiene otro origen, posiblemente kig de significado desconocido, o kur que significa "montículo". El nombre Ea es supuestamente de origen hurriano , mientras que otros afirman que su nombre 'Ea' es posiblemente de origen semítico y puede ser una derivación de la raíz semítica occidental * hyy que significa "vida" en este caso utilizado para "manantial", "agua corriente". En sumerio, EA significa "la casa del agua", y se ha sugerido que este fue originalmente el nombre del santuario para el dios en Eridu . También se ha sugerido que la divinidad original no antropomórfica en Eridu no era Enki sino Abzu . La aparición de Enki como el amante divino de Ninhursag , y la batalla divina entre las divinidades de Igigi más jóvenes y Abzu, vio al Abzu, las aguas subterráneas del Acuífero, convirtiéndose en el lugar en el que se construyeron los cimientos del templo.Con algunos nombres de deidades sumerias como Enlil hay variaciones como Elil. En significa "Señor" y E significa "templo". Es probable que EA sea la forma corta sumeria para "Señor del agua", ya que Enki es un dios del agua. Ab en Abzu también significa agua.

Atributos

El templo principal de Enki se llama  E-abzu o E-en-gur-a, que significa templo abzu o casa de las aguas subterráneas. Era un zigurat rodeado de pantanos en la antigua costa del golfo pérsico, junto al Éufrates, en Eridú. Él era el encargado de los poderes divinos llamados Me, los dones de la civilización. su imagen es una serpiente de doble hélice o el caduceo, muy similar a la vara de Esculapio que se usa para simbolizar la medicina. A menudo se le representaba como una divinidad con cuernos vestida con una piel de carpa.
Era el dios de la sabiduría y de toda la magia, dios del semen (término equivalente al agua dulce en el lenguaje de allí) y de los abismos. Junto con An y Enlil es la triada más poderosa del panteón Sumerio y miembro permanente en la asamblea de los dioses. Es el tercero, después de An y Enlil (creadores), organizador del mundo y del poder.
En la epopeya Enki y Ninhursag, Ninsikil es su esposa, mientras que más tarde lo es Ninhursaga o Nintu.
Comienza creando el Tigris y el Éufrates, llenándolos con agua y proporcionado canales; de esta forma se establecería la vida sedentaria y la cria de ganado como base de las ciudades, proporcionandole un rey a los sumerios. Luego organizaría la zona pantanosa, creando la flora y la fauna, que serían toda una bendición de acuerdo con el pensamiento religioso sumerio.

La iconografía lo describe como un hombre barbudo con una gorra con cuernos y largas túnicas mientras asciende a la Montaña del Amanecer; arroyos de agua que fluyen de sus hombros, enfatizando su asociación con el agua que da vida, mientras que los árboles que representan el principio masculino y femenino se destacan en el fondo. Las corrientes se interpretan como los ríos Tigris y Éufrates que, según un mito, se formaron a partir del semen de Enki. Su nombre significa "Señor de la Tierra" y sus símbolos son el pez y la cabra, ambas representaciones de la fertilidad.
Sus símbolos incluyen una cabra y un pez que más tarde se combinarían en una sola bestia, en la cabra capricornio, reconocida como la constelación zodiacal de capricornio.
Se le equipara con el dios El (Ugarit), con Yah (Ebla). Su culto se extendió por Babilonia, Asiria.

Genealogía y descendencia

Enki era el hijo de Anu , el dios del cielo, en la mitología sumeria y acadia , y el hijo de Apsu, el padre primordial, en los textos babilónicos. También se le conoce como el hijo de la diosa Nammu, una diosa madre primordial que dio a luz a la tierra y los cielos. La esposa de Enki era Ninhursag (también conocida, entre muchos otros nombres como Ninmah y, originalmente, como Damgalnuna, la Damkina Asiria) y sus hijos eran Asarluhi (dios del conocimiento mágico), Enbilulu (dios de los canales y diques), el sabio humano Adapa , y el rey de los dioses, Marduk (quien luego absorbería las cualidades de Asarluhi). También tuvieron ocho hijos nacidos de los esfuerzos de Ninhursag para curar a Enki en el mito Enki y Ninhursag : Abu(dios de las plantas y el crecimiento); Nintulla (Señor de Dilmun y metal precioso ); Ninsitu (diosa de la curación, esposa del dios sanador Ninazu); Ninkasi (diosa de la cerveza ); Nanshe (también Nanse, justicia social, fertilidad, adivinación y la interpretación de los sueños); Azimua (diosa de la curación, esposa de la deidad del inframundo Ningishida); Emshag (Señor de Dilmun, dios de la fertilidad) y Ninti (diosa de la costilla, dadora de vida). Enki también es representado a menudo como el padre de una de las deidades más populares y perdurables, Inanna , diosa de la guerra , sexualidad, pasión, fertilidad, amor y prostitutas. Tenía un hermano gemelo, Adad (también conocido como Ishkur), dios del tiempo y las tormentas.

Aparición en la literatura

Hay una serie de historias, leyendas, oraciones e inscripciones reales mesopotámicas en las que Enki desempeña un papel importante. Es famoso en las obras relacionadas con Ninhursag (Ninmah) como Enki y Ninhursag y Enki y Ninmah, ambas relacionadas con la creación del mundo y la humanidad. En el Enuma Elish , la epopeya babilónica de la creación, Enki es el padre del campeón Marduk, que derrota a las fuerzas del caos, y es co-creador del mundo con su hijo. Enki también aparece en las obras El Atrahasis , El matrimonio de Ereshkigal y Nergal , Inanna y El Dios de la sabiduría , El origen de Inanna ,Enki y el Orden Mundial , Enmerkar y el Señor de Aratta , La Epopeya de Gilgamesh , y otros. Fue una de las deidades más importantes en el Panteón mesopotámico junto con Anu (Señor del Cielo), Enlil (Señor Supremo del Aire) e Inanna. Junto con Anu y Enlil, Enki formó una tríada mesopotámica temprana que gobierna los cielos, la atmósfera y la tierra. También figura entre las primeras siete deidades sumerias de la lista del dios, que también incluye a Anu, Enlil, Ninhursag, Utu, Nanna e Inanna.

Origen mitológico de Enuma Elish

Según el babilonio Enuma Elish (c. 1100 aC), Enki era el hijo mayor de los primeros dioses, Apsu y Tiamat. En el comienzo de los tiempos, el mundo era un caos en espiral indiferenciado del cual se separaba Apsu, el principio masculino personificado por el agua dulce y Tiamat, el principio femenino definido por el agua salada. Apsu y Tiamat dieron a luz a los dioses más jóvenes, pero estas deidades no tenían nada que hacer y se divertían lo mejor que podían. Su ruido constante distrajo a Apsu e interrumpió su sueño y así, después de consultar con su visir, decidió matarlos. Tiamat escuchó su discusión y se horrorizó ante el plan y se lo susurró a su hijo. Enki consideró varios planes y sus consecuencias, y luego siguió con el que mejor pensó: puso a su padre en un sueño profundo y luego lo mató. Tiamat nunca consideró tal posibilidad y negó a sus hijos. Luego formó un ejército de demonios y monstruos, liderada por su consorte y campeona Quingu (a veces Kingu). Este ejército de los dioses más viejos derrotó a Enki y a los dioses más jóvenes en la batalla cada vez que se encontraron hasta que el grupo más joven fue rechazado y comenzó a perder la esperanza. En este punto, el hijo de Enki, Marduk, se adelantó con una oferta: si los dioses lo harían su rey, los llevaría a la victoria. Antes de esto, no había habido ningún general que supervisara las operaciones, pero cada dios tomó un turno al mando. Una vez que Marduk fue elegido rey, se encontró con Quingu en combate único, lo derrotó y luego le disparó a Tiamat con una flecha tan grande que la dividió en dos. De sus ojos corrían las lágrimas que se convertirían en los ríos Tigris y Éufrates y su cuerpo fue utilizado por Marduk para modelar la tierra. Quingu, y otros dioses que habían alentado la guerra de Tiamat, fueron ejecutados y el cuerpo de Quingu se utilizó para crear seres humanos. Marduk consultó con Enki sobre todas estas opciones, por lo que a menudo se le acredita como co-creador del mundo y la vida.

Enki en el atrahasis

La historia acadia / babilónica de Atrahasis(c. 17th century BCE) ofrece otra versión de la creación pero, aún así, Enki desempeña un papel fundamental. En esta historia, los dioses mayores viven una vida de ocio y placer mientras hacen que los dioses más jóvenes hagan todo el trabajo para mantener la creación. Los dioses más jóvenes no tienen tiempo para descansar porque siempre hay mucho que hacer y, por lo tanto, Enki propone que creen seres menores que colaborarán con ellos. No tienen idea de qué hacer con estas nuevas criaturas hasta que uno de los dioses, We-llu (también llawela), se ofrece como sacrificio y se mata. Su madre, su sangre y su inteligencia son amasadas en barro por la diosa madre Ninhursag, a partir de la cual ella crea siete hombres y siete mujeres. Estas catorce nuevas criaturas son excepcionalmente fértiles y pronto hay cientos, y luego miles, Al principio, estas personas son exactamente lo que los dioses habían esperado pero, a medida que aumentan en número, se vuelven más fuertes y cada vez más problemáticos. Sus constantes ruidos y dificultades perturban el sueño de Enlil, el rey de los dioses, y lo distraen tanto de sus tareas diarias como de su tiempo libre, por lo que decide reducir a la población a través de una serie de plagas. Envía una sequía, luego una pestilencia, luego una hambruna y, cada vez, la gente apela a su padre-dios Enki, el primero que los concibió, y los ayuda diciéndoles qué deben hacer para devolver el equilibrio a la tierra. y la productividad y sus comunidades a la salud plena. Enlil está frustrado porque ahora parece haber más personas que cuando intentó deshacerse de ellos por primera vez. Convence a los otros dioses para que le permitan desatar un gran diluvio que destruirá a la humanidad y es lo suficientemente poderoso como para que todos estén de acuerdo. Enki reconoce la crueldad y la injusticia de este plan, pero no puede disuadir a Enlil, por lo que va a la tierra y encuentra a un hombre honesto, Atrahasis, uno que siempre ha sido sabio y amable y se ha dedicado a Enki con toda prudencia. Enki le susurra que construya un arca y que entre con dos de cada tipo de animal. Atrahasis completa su misión justo cuando comienza la inundación. La gente clama por la ayuda de los dioses, pero no se ofrece ayuda. Ninhursag llora por la gente y es inconsolable y los otros dioses también lloran pero nadie puede detener el diluvio. Enlil reconoce que esta inundación puede no haber sido la mejor idea, pero ahora es demasiado tarde; Todos en la tierra están muertos. Las aguas de la inundación disminuyen, el arca se detiene y Enki le susurra a Atrahasis que ha llegado el momento de que abra la nave y haga sacrificios a los dioses. Atrahasis lo hace y el dulce olor de su sacrificio flota hacia el cielo, desde donde Enlil mira hacia abajo para ver que alguien ha sobrevivido. Instantáneamente sabe que Enki está detrás de esto y, aunque solo estaba lamentando lo que había hecho, enfoca toda su furia en él. Sin embargo, Enki se explica a sí mismo, y muestra cuán bueno y amable es Atrahasis como hombre y los dirige a todos al dulce sacrificio. Los dioses se complacen y descienden a la tierra para comer el sacrificio y luego Enki propone un nuevo plan: los dioses crearán seres que son menos fértiles: los bebés se llevarán a los demonios, las mujeres sufrirán abortos involuntarios o serán estériles, otras mujeres serán Consagrados a los dioses y permanecen vírgenes perpetuas. Además, a los humanos no se les dará una vida útil muy larga y, en el momento en que vivan, habrá oportunidades diarias para su muerte por muchas causas diferentes. Los dioses están de acuerdo con esta propuesta; Atrahasis, el último de su clase, es llevado a las tierras de los bienaventurados y Ninhursag crea las nuevas criaturas.

Enki como dios tramposo

En ambas historias, Enki actúa en el mejor interés de la comunidad, incluso si esa comunidad no puede apreciarlo. En el Enuma Elish , desafía las esperanzas de su madre de matar a Apsu, pero debe hacerlo por un bien mayor y, en El Atrahasis , salva a un buen hombre para inspirar a Enlil a darle a la humanidad una segunda oportunidad de vivir. En la mayoría de las otras historias se muestra de la misma manera. En El matrimonio de Ereshkigal y Nergal , por ejemplo, organiza eventos para que Nergal, el dios de la guerra, se lleve a cabo en el inframundo durante seis meses del año, evitando así la guerra y los conflictos durante ese tiempo.
En El Descenso de Inanna se las arregla para el rescate de su hija del inframundo después de que ella es asesinada por su hermana Ereshkigal al enviar a dos demonios inteligentes para engañar a la Reina de los Muertos y darles el cadáver de Inanna. En la historia se muestra a Inanna y al Dios de la Sabiduría como poseedor del meh , las leyes y los poderes relacionados con toda la vida y los dones de la civilización , solo las posesiones de los dioses, que le permite a Inanna quitarle de él durante una fiesta de borrachos A pesar de que envía varias fuerzas tras ella para volver a capturar el meh.y devolvérselas, parece que Inanna se escapa con sus tesoros robados con bastante facilidad. En esto, se ve a Enki como a él en otras obras relacionadas con Inanna: como el padre de una hija que haría cualquier cosa por ella, aunque no parezca la opción más sabia o más justa en estas circunstancias. En Descenso de Inanna , después de todo, Inanna causa sus propios problemas y es realmente Ereshkigal quien está perjudicada y debe recibir ayuda. Sin embargo, al ayudar a Inanna, Enki devuelve el equilibrio al mundo y, una vez más, toma su decisión basándose en el bien de muchos. Cuando le permite a Inanna tomar el meh , sabe que ella le dará los dones de la civilización a la humanidad, así como sabe que los otros dioses esperan que los mantenga fuera de las manos humanas.

Como un dios tramposo, Enki revela su sabiduría, y así ilumina a los demás, a través de acciones que pueden no tener sentido en la superficie. Este es el caso cuando se permite emborracharse y le permite a Inanna tener el meh, pero también en la Epopeya de Gilgamesh cuando acepta la muerte de Enkidu, el mejor amigo del héroe Gilgamesh. Enkidu y Gilgamesh acaban de regresar de otro triunfo cuando Inanna (conocida como Ishtaren la historia) trata de seducir al héroe y Gilgamesh, enumerando los muchos otros amantes que ha tenido y que han tenido malos fines, se niega a ella. Inanna envía al marido de su hermana Ereshkigal, Gugulana (el toro del cielo) para destruir el reino de Gilgamesh y Enkidu lo mata. Para levantar su mano contra un dios, Enkidu debe morir. Enki acepta esto, aunque reconoce que Inanna causó el problema, porque los seres humanos no deben pensar tan bien de sí mismos que desafiarán a los dioses. Sin embargo, lo más importante es que Enki se da cuenta de que la muerte de Enkidu introducirá a Gilgamesh en la pérdida y esto lo llevará a una exploración del significado de la vida que lo convertirá en un individuo más profundo y completo. Incluso en Enki y Ninhursag , donde seduce a sus hijas mayores porque le recuerdan a su esposa, Enki es retratado con simpatía. Él es castigado por sus transgresiones, lo cual, se aclara, solo fue culpable por su gran amor por Ninhursag y por una especie de encantamiento en el que cayó debido a que la extrañaba. Su papel como Dios tramposo es evidente en esto, ya que sus diversos errores y pecados dan como resultado el nacimiento de deidades favorables para la humanidad. Lo mismo es cierto en Enki y Ninmah, en el que Ninmah lo desafía a un juego mientras ellos beben cerveza y Enki logra superarla creando un ser en el que no puede hacer nada para mejorar. Su maldad en todos estos cuentos es evidencia de su sabiduría y su deseo de hacer lo mejor para la humanidad.

Patrono de Eridu y Adoración

Enki como patrón de la ciudad o Eridu es importante para su papel como dios de la sabiduría. Se pensaba que Eridu era la primera ciudad creada por los dioses sobre la cual se confirió el orden y la ley al principio de los tiempos y más tarde se conoció como la "ciudad de los primeros reyes". Fundada c. 5400 a. C., Eridu seguiría siendo un importante centro religioso durante miles de años y serviría en historias y leyendas sobre una "edad de oro" de la misma manera que los escritores hebreos más tarde usarían un Jardín del Edén . Las excavaciones en la ciudad han descubierto santuarios para Enki construidos y reconstruidos en el mismo lugar durante miles de años. Incluso después de que el dios fue ampliamente adorado en otros lugares, continuó siendo asociado con Eridu y el abzu (también absu ), las aguas subterráneas allí. Enki fue adorado principalmente en su templo conocido como E-abzu (Casa de los Abzu) y E-engur-ra (Casa de las Aguas Subterráneas). Al igual que con todos los demás dioses y diosas mesopotámicos importantes, los sacerdotes atendían la estatua del dios, el templo y el complejo del templo que servía a la gente de muchas maneras diferentes. Los templos de los dioses eran casas de curación, centros de asesoramiento, centros de distribución y lugares sagrados. No había servicios en el templo como uno los reconocería en la actualidad y la gente interactuaba principalmente con los dioses durante los festivales, a través de la comunión con los sacerdotes menores, o en casa a través de rituales privados. En Eridu, Enki presidió el abzu, pero también los aspectos místicos de este pantano primordial desde el cual se creía que la ciudad, y la vida, habían aumentado. Asistido por su ministro Isimud, Enki también tenía una variedad de criaturas a su servicio, como gigantes, demonios (protectores y destructivos) y otros seres místicos. Se pensaba que los hombres y las sirenas habitaban las profundidades acuosas del abzu debajo de la ciudad, mientras que los Siete Sabios (el abgal) vivían con Enki en su palacio . En cada historia o leyenda, Enki se asocia con las alturas y las profundidades de la comprensión universal y siempre se ve como un amigo de la humanidad. Cuando se le da la opción de servir la voluntad de los dioses o las necesidades de la gente, Enki siempre elige los intereses humanos y siempre el camino de la compasión, el perdón y la sabiduría.
Ediciones 2014-15-17-18-19

Comentarios

Entradas más populares de este blog

12 tribus de Israel-significado-historia-tradición-biblia-banderas-piedras