Hermann Samuel Reimarus, biografia, pensamiento, obras, aportes; Jesus

Hermann Samuel Reimarus, biografia, pensamiento, obras, aportes; Jesus.
Hermann Samuel Reimarus, fue un ilustre teólogo y filósofo alemán, escritor de la ilustración, recordado por su deísmo (doctrina que establece que por la razón podemos entender a Dios y sus misterios, dejando a un lado la revelación).

Negó la realidad de los milagros de Jesús y sería uno de los instigadores del Jesús histórico, es decir a la luz de la historia. Era Reimarus hijo de un erudito, nieto de un clérigo, yerno y estudiante de Fabricius (uno de los más acérrimos defensores de la ortodoxia religiosa de su tiempo). Estudió Teología en Jena.
Nació el 22 de diciembre de 1694 en Hamburgo y falleció el 1 de marzo de 1768 en la misma ciudad. Sus padres se llamaban Nicolas (Nikolaus, pastor luterano y profesor) y Johanna Wetken (prestante miembro de la burguesía de Hamburgo); era el primogénito, el primer hijo de esta pareja. Estudiaría en el Hamburger Johanneum donde su padre era maestro (entre 1708-1710). Luego pasaría al Akademischen Gymnasium. (Gimnasio Académico) de Johann Albert Fabricius, importante teólogo, latinista y helenista de su tiempo.
Con 19 años, en 1714, obtiene una licenciatura en teología, filosofía y lenguas orientales en Jena. Siendo ayudado por Fabricius, dos años después, se traslada a Wittenberg, donde obtiene su maestría con una disputa sobre lexicología hebrea.
Para 1719 se convierte en profesor adjunto de filosofía. Entre 1720 y 1721 viaja los países bajos e Inglaterra; en 1723 llega por corto tiempo de nuevo a Wittenberg siendo rector de una escuela.
Depués de servir como lector en Wittenberg y como director de un centro de estudios en Wismar, Reimarus se convirtió en profesor de lenguas orientales en Hamburgo (1728). Ese mismo año se casaría con la hija de su mentor, Johanna Friederike Fabricius (1707 ̶ 1783), con quien engendraría 7 hijos, de los cuales solo 2 llegarían a la edad adulta, Johann Albert Hinrich Reimarus (el mayor) y, Katharina Elisabeth Reimarus (llamada Elise entre sus allegados).
El 1 de marzo, a solo 10 días de su deceso, Reimarus, invita a sus amigos y se despide de ellos. Vivió el convulso tiempo de la ilustración alemana, donde se trató de dignificar a la razón por encima de la revelación.
Aficionado a la filosofía de Christian Wolff, asume que la revelación puede estar por encima de la razón, pero no contra ella[1]. A partir de ahí, y rompiendo con su maestro, Reimarius construye su sólido constructo intelectual tan controvertido para los fanáticos y para la iglesia oficial.
No obstante solo alrededor de los 60 años de edad, empieza a escribir. Una de sus obras más importantes”Abhandlungen von den vornehmsten Wahrheiten der natürlichen Religion” (ensayos sobre las principales verdades de la religión natural, 1754), sostiene que la religión natural debe ser un complemento de la religión cristiana. En total escribió 37 obras.
Pero la obra que lo habría de catapultar a la fama académica (un tanto tardía), fue su “Apologie oder Schutzschrift für die vernünftigen Verehrer Gottes”, que vertido al castellano nos ha llegado como ” Acerca del objetivo de Jesús y sus discípulos”. Lo ingrato es que la divulgó, a la muerte de Reimarus, un discípulo suyo, Gotthold Ephraim Lessing, como fragmentos de un manuscrito que dijo haber encontrado en la biblioteca Wolfenbüttel, donde este último había sido bibliotecario (“Wolfenbüttler Fragmente eines Ungenannten”, en Beiträge zur Literatur und Geschichte, 1774-1777). Estos puntos de vista, al parecer, en vida de Reimarus no los llegó a conocer ni tan siquiera su esposa. Solo sería hasta 1814 que Albert Hinrich Reimarus legó el manuscrito original completo a la biblioteca de Hamburgo, cuando se pudo comprobar su autoría.De este documento permanecen tres copias.
Reimarus señaló las descaradas incongruencias entre el Antiguo Testamento y el Nuevo; se negó a aceptar los Evangelios como palabra de Dios, desde una postura racional, pero enfatizó que eran una exposición de puntos de vista teológicos, esbozadas por los sucesores de Jesús y líderes de la cristiandad.
Desde su criterio, los milagros y la presumible Resurrección de Jesús, fueron invenciones de los discípulos de este. Para explicar el cristianismo, según Reimarus, no era necesario apelar a lo sobrenatural, ya que en tanto religión natural, tenía sus explicaciones coherentes. Así mismo, establece, que todo lo que huela a revelación, estará siempre lleno de contradicciones y será incompatible con la sana lógica.
Para Reimarus, Jesús fue tan solo un Mesías político que pregonaba el adviento del reino de Dios y la liberación del yugo romano, pero fracasó en su intentona. Para evitar que lo hecho por su maestro se derrumbase, los discípulos inventaron todas esas narraciones de los milagros, la resurrección y la parusía. Cayeron, en lo que los estudiosos llaman una forma diferente de mesianismo, producto de la decepción (no esperaban que falleciera abruptamente); inventaron la figura del fin del mundo y el juicio final (lo re-hicieron a partir de viejas versiones veterotestamentarias a las que sumaron otras influencias; la segunda venida de Jesús). Es como si en lugar de llorar de desesperación, se hubieran desquitado fundando la iglesia católica temprana. Jesús fue un revolucionario que intentó y no pudo cambiar el orden de las cosas; los discípulos engañaban a propagar una versión que sabían falsa y altamente contradictoria.
Jesús era el hijo de Dios como podía serlo cualquier otra persona del mundo judío.
Mirando los evangelios notamos que Jesús no vino a romper la ley (a fundar una nueva religión) sino a regresarla a sus fuentes primigenias. Sus discípulos sí fueron más allá de esta y crearon otra religión. Según Mateo 5 su mensaje no iba dirigido a los gentiles. De nuevo sus seguidores hicieron lo contrario.
Tampoco Jesús bautizaría a nadie en su vida, ritual que se propagó con el uso, mucho menos,como usaba la tradición de la primera iglesia, de bautizar en su nombre. Luego lo harían en nombre de una Trinidad.
El robo del cuerpo de Jesús para “justificar” su resurrección solo se explica por la inoperancia y desorganización del aparato policivo de la época.
El principal problema de los primeros cristianos fue la demora de la parusía. Por eso Pablo tuvo que ponerse a trabajar fuertemente en ello y a explicar la posibles causas de esto en Segunda de Tesalonicenses. El autor de segunda de Pedro trata de acomodarlo asumiendo que mil años son como un día para Dios.
REIMARUS HERMANN SAMUEL, un nombre bien importante a tener en cuenta para asimilar el estudio histórico actual de lo que pudo ser, el ser humano, Jesús. La búsqueda del Jesús histórico.
[1] Reimarus es considerado como un wolffiano y como un filósofo de la Ilustración, bien que se opuso decididamente a las corrientes materialistas de la época ilustrada con el fin de defender el deísmo. El deísmo de Reimarus es un deísmo racionalista. Según Reimarus, el universo y el orden del Universo vienen de Dios, pero como Dios hizo un mundo causalmente ordenado, hay que rechazar los milagros y, en general, todo lo sobrenatural. Reimarus defendió la doctrina de la armonía preestablecida y consideró que los animales constituyen el fin de la creación. Los instintos animales muestran, según Reimarus, el finalismo del orden del universo. De este modo Reimarus unió el causalismo y el finalismo en una doctrina deísta y racionalista.
Ver también:Karl Bahrdt.
Ediciones 2014,17, 18.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

12 tribus de Israel-significado-historia-tradición-biblia-banderas-piedras

Escuela pluralista filosofia-caracteristicas-representantes