Simbolismo del pan, símbolo, significado

Simbolismo del pan, símbolo, significado.
El simbolismo del pan me tiene intrigado, no solo como estudioso de la historia, las religiones, la mitología, sino del esoterismo en general.

Siendo el pan uno de los alimentos más populares del mundo, más allá de si se prepara con o sin levadura, si se cuece al vapor o frito, si se elabora con tal o cual grano. En todas las grandes civilizaciones ocupa un lugar especial, por su valor nutritivo y por ser casi el alimento perfecto, pues puede ser consumido por sí mismo o acompañado de otros platos (el pan es bueno con todo, todo en la vida es bueno con pan, decía mi padre).

Claramente las civilizaciones agrícolas tienen un enorme ascendente en las creencias religiosas de sus comunidades, asociando el trigo con la simbología del pan mismo.
Ya desde el neolítico , el imaginario colectivo y los rituales apuntan a que se identifica la vida vegetal con el misterio de la vida y de la muerte. La semilla muere para dar lugar a la planta en tanto que esta muere pero deja su retoño para que de nuevo fructifique la vida. Los procesos de siembra y cosecha, de estos granos marcaron la evolución colectiva.

Por otro lado lo sagrado femenino y el principio materno que subyace supone un gran ascendiente de la mujer en la agricultura, siendo las responsables de la abundancia de las cosechas por su conocimiento de la creación de la existencia, según se intuía.

Según la Epopeya de Gilgamesh, desde hace 5.000 años el pan ya se ofrecía a los dioses. El pan es el sostén de la vida y se asocia a la comida en general.

En el Antiguo Egipto no era extraño que se asociara el trigo con el simbolismo de la resurrección o con la supervivencia de los muertos. Era una de las ofrendas que se le daban a los difuntos. El ciclo de las estaciones, la muerte y resurrección de un dios, iban atados a la metáfora del trigo.

En el Antiguo Testamento el trigo y el pan son símbolo de la fecundidad de la tierra, jugando un papel preponderante en los sacrificios y las festividades judías . En el nuevo testamento se asocian los frutos de la tierra con un don de la divinidad y el simbolismo del trigo con la gracia celestial (recuérdese la parábola de la buena semilla). El pan se convierte en la alegoría del don supremo para la humanidad como pudiera serlo la vida eterna.

En hebreo Belén significa "casa de pan". El Maná que envió al pueblo durante su travesía del desierto, representa el pan y prefigura la eucaristía cristiana. Y aunque los hebreos utilizaban el pan en sus ritos religiosos y los griegos honraban a una diosa Pan, es a Jesús a quien se le atribuye su máxima exaltación, con el valor religioso más alto, cuando manifestó: "Este es mi cuerpo"; el pan de vida.

Desde el siglo séptimo antes de Cristo, los griegos veneraban los misterios de Demeter, la diosa pan de Eleusis, quien también intercedía en el reino de los muertos.
En la Roma imperial los panaderos celebraban el 9 de junio las vestales, en honor a Vesta, la diosa del hogar asociada con el fuego que arde en la chimenea. Ovidio narra cómo en Roma se llegó a adorar a Júpiter panadero: cuando los galos atacaron a Roma en el 387 aC, los romanos invocaron a Júpiter, quien les aconsejó tirar lo más valioso para ellos contra las paredes, ellos hicieron caso y arrojaron sus panes; al ver esto los galos asumieron que los romanos estaban bien abastecidos por lo que abandonaron el asedio de la ciudad.
El pan no solo es asociado con la espiritualidad y la vida después de la muerte, también lo está con la procreación: el proceso de cargar, asar y descargar el horno, tiene un paralelismo con la copulación, embarazo y parto respectivamente.
En hebreo y caldeo la palabra "zera" tiene varios significados concernientes a las semillas de las plantas, a los espermatozoides y a la progenie humana. El término pasaría al griego como sperma, al latín como semen y al inglés "seed".
El término latino placenta era muy apreciado por los panaderos y pasteleros de su tiempo, tanto que tenía su día festivo propio.
En el antiguo Egipto la cesta que contenía la masa que se deja reposar, poseía el nombre de "ataúd".
En la cultura popular hay varios ejemplos de las asociaciones mentales planteadas. Por ejemplo, en Francia se dice cuando una mujer ha quedado en embarazo antes de casarse, que ha tomado prestada una hogaza del lote; en Inglaterra la expresión "un bollo en el horno" significa embarazo de la mujer.
El pan significa las fuerzas de la vida y hay elementos de erotismo asociados a su fabricación. La palabra francesa "miche" usado para una hogaza de pan redondo también significa pecho o nalgas; en inglés, la palabra bollos, alude a los glúteos. En Alemania Brotleib puede aludir al cuerpo femenino.
La hoz, asociada con el trigo y al pan debido a su papel en la cosecha, cumple una de las funciones de la luna porque la mies pone fin a un ciclo de vida que comienza con la muerte del trigo.
Los hititas creían que servir pan a los soldados los preservaba de la impotencia y que el pan leudado sanaba golpes y prevenía epidemias. En Bélgica durante la edad media, un pan amasado en la víspera de la navidad protegía contra los rayos. En muchos otros lugares a los recién casados se les obsequia pan y sal  para manifestar mensajes de prosperidad y esperanza de salud.
En Suecia se acostumbraba preparar un pan redondo y plano perforado con un agujero cuando nacía una hija y se consumía el día que se casaba. Durante siglos los cristianos hacían la señal de la cruz en la corteza de un pan antes de consumirlo.
Este post es un homenaje tardía a mi abuelito, que también era panadero y me enseñó a querer, preparar y valorar todo tipo de panes. En su tumba, paz.
Ediciones 2013-14-18-19

Comentarios

Entradas más populares de este blog

12 tribus de Israel-significado-historia-tradición-biblia-banderas-piedras