John Langshaw Austin, Biografia, historia, pensamiento, filosofia, obras, lenguaje

John Langshaw Austin, Biografia, historia, pensamiento, filosofia, obras, lenguaje, aportaciones.
Nació el 28 de marzo de 1911 en Lancaster (Lancashire), Inglaterra. Falleció el 8 de febrero de 1960 en Oxford. Era el hijo segundo de Geoffrey Langshaw Austin (1884-1971), arquitecto, y su esposa María Bowes-Wilson (1883-1948). Contraería matrimonio con Jean Coutts en 1941, con quien tendría cuatro hijos.
Fue un filósofo británico del lenguaje y uno de los principales defensores de la filosofía del lenguaje ordinario , quizás mejor conocido por desarrollar la teoría de los actos de habla .
Austin señaló que usamos el lenguaje para hacer cosas así como para afirmar cosas, y que la expresión de una declaración como "Prometo hacer tal y tal" se entiende mejor como hacer algo, hacer una promesa , en lugar de hacer Una afirmación sobre cualquier cosa. De ahí el nombre de una de sus obras más conocidas "Cómo hacer cosas con palabras". Austin, al proporcionar su teoría de los actos de habla, hace un desafío significativo a la filosofía del lenguaje, mucho más allá de simplemente dilucidar una clase de formas de oraciones morfológicas que funcionan para hacer lo que nombran. El trabajo de Austin sugiere en última instancia que todo discurso y todo enunciado es hacer algo con palabras y signos, desafiando una metafísica del lenguaje que plantearía una afirmación denotativa y proposicional como la esencia del lenguaje y el significado.
Estudió en la universidad de Oxford, donde ocupó la cátedra de filosofía moral desde 1952 hasta su muerte prematura. Durante la segunda guerra mundial sirvió a los británicos en el servicio secreto (MI6), alcanzando el grado de teniente coronel y recibiendo varias condecoraciones importantes.

Fue miembro de la escuela de Oxford y es considerado representante principal de la corriente de la filosofía analítica que se interesa por el estudio del lenguaje ordinario (el lenguaje a su parecer es una forma de inventar y afectar a la realidad); dictó conferencias en Harvard (1955) y fue profesor visitante en Berkeley (1958).

Aportes

Antes de Austin, la atención de los filósofos del lenguaje y de la filosofía analítica se centraba en las declaraciones, afirmaciones y proposiciones (actos lingüísticos) que tuvieran valor de verdad.
Fundamentalmente, Austin defiende la tesis de que los problemas filosóficos se originan por una mala interpretación del lenguaje (es más, desaprobaba el lenguaje de la lógica formal, creyendo que era artificial e inadecuada y muchas veces no tan complejo y sutil como el lenguaje ordinario) y hasta define la filosofía analítica como aquella filosofía que, a partir de las palabras, explica la complejidad de lo real .
En Sentido y datos sensibles critica, sobre todo, el libro de Alfred Jules Ayer, The Foundations of Empirical Knowledge [Fundamentos del conocimiento empírico, (1940) y su afirmación de que sólo percibimos datos sensibles y no objetos materiales, basada en el argumento de la ilusión: las percepciones engañosas y las no engañosas en sí mismas no se distinguen.

Filosofía


El problema, para Austin, no está en qué cosas percibimos, sino en cómo usamos los términos con que designamos el percibir y lo que llamamos «realidad». No se limita, sin embargo, al análisis del uso y significado de las palabras y los problemas filosóficos que suscitan, sino que también se plantea sistemáticamente temas tan centrales de la filosofía como el de la libertad, la verdad y el problema de las otras mentes. Precisamente este último problema le lleva a plantear, a través de lo que denomina la falacia descriptivista -esto es, el error de considerar todo enunciado que no sea una afirmación verdadera o falsa, como desprovisto de sentido-, la teoría de los actos de habla, por la que es principalmente conocido. Distingue entre afirmaciones que constituyen una descripción y son susceptibles de ser verdaderas o falsas (que llama constatativos: «Llega el tren»), y afirmaciones o enunciados que no son descripciones, con los que se realizan actos susceptibles de constituir un éxito o un fracaso (que llama performativos: «Te prometo que iré mañana»).
A pesar de esta distinción, constata que el éxito de un enunciado performativo depende en ocasiones de que se cumplan determinadas condiciones, es decir, depende de que ciertas afirmaciones sean verdaderas o falsas, aquellas afirmaciones precisamente que describen estas condiciones. Por lo tanto, hay performativos que pueden verse afectados por consideraciones sobre la verdad o la falsedad, y hay constatativos que pueden verse afectados por consideraciones sobre el éxito y el fracaso.
Para aclarar la distinción entre performativos y constatativos, Austin propone una nueva distinción entre actos locucionarios, actos ilocucionarios y actos perlocucionarios. Los primeros son actos de decir, los segundos son actos realizados al decir, y los terceros son actos realizados por medio de decir.

La muerte temprana impidió a Austin profundizar en sus trabajos, a los que siempre había dado un carácter programático. Fue el filósofo americano y discípulo suyo, John Roger Searle, el que retomó el programa de Austin y lo desarrolló posteriormente en su obra Actos de habla (1969).Pese a que Austin escribió solamente siete artículos en vida -el resto de sus obras son reconstrucciones póstumas de sus clases y conferencias-, su influencia ha sido grande. Su traducción de Fundamentos de la Aritmética, de Frege, en 1950, supuso la introducción de las ideas de este autor al mundo de habla inglesa.
Pero en honor a la verdad hay que decir que John Langshaw Austin era un experto en la filosofía de Leibnitz y la ética de Aristóteles. Admiraba mucho a George Edward Moore pero no puede considerarse su obra como un apéndice de la de aquel ni de la filosofía de Cambridge por aquel tiempo; creo que la diferencia sustancial de la filosofía de Austin era la formación académica y las inquietudes suyas de base, que fueron la lingüística y la cultura clásica. Guardaba así mismo hondas diferencias con Wittgeinstein (a quien llamaba un charlatán) en cuanto aquel empleaba el lenguaje ordinario únicamente para eliminar los errores graves de razonamiento.
Falleció John Langshaw Austin de un cáncer de pulmón, mientras desarrollaba una teoría semántica basada en el simbolismo de los sonidos.
Su obra más famosa quizás sea "Cómo hacer Cosas con palabras" (How to Do Things With Words, hay traducciones del libro en castellano que lo titulan "Cuando decir es hacer"), donde afirma que las frases con valores de verdad, corresponden en realidad tan solo a una pequeña parte de la gama de expresiones.

En resumen

Austin es mejor conocido por dos importantes contribuciones a la filosofía contemporánea: primero, su "fenomenología lingüística", un método peculiar de análisis filosófico de los conceptos y formas de expresión del lenguaje cotidiano; y segundo, la teoría del acto del habla, la idea de que todo uso del lenguaje tiene una dimensión performativa (en el conocido eslogan, "decir algo es hacer algo"). La teoría del discurso ha tenido consecuencias e importancia en campos de investigación tan diversos como la filosofía del lenguaje, la ética, la filosofía política, la filosofía del derecho, la lingüística, la inteligencia artificial y la filosofía feminista. 

Bibliografía consultada

Diccionario de filosofía en CD-ROM. © 1996. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona. ISBN 84-254-1991-3. Autores: Jordi Cortés Morató y Antoni Martínez Riu. Mora José Ferrater. Diccionario de Filosofía. Editorial Sudamérica Buenos Aires. S/f. Encyclopedia of Philosophy Vol 1, second edition, Donald M Borchet, Editor in chief, © 2006 Thomson Gale, a part of the Thomson Corporation.
Primera edición de este post de filosofía en 2011, ediciones posteriores en 2012 y ahora en 2013.Revisiones 17-18-19.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

12 tribus de Israel-significado-historia-tradición-biblia-banderas-piedras

Ralph W Tyler-historia-biografia-evaluación-Currículo-aportes-educación-modelo

Donaciones