19 de octubre de 2013

Avicena biografia-historia-filosofia

AVICENA Nombre completo, Abu 'Ali al-Husayn bn 'Abd Allah bn al-Hasan bn 'Ali Ibn Sïna, "hijo de Sina" (980-10 de diciembre de 1037 en Hamadan, Irán) nac. en Afsana,capital de Samanids, cerca de Bojara, Persia; filósofo, erudito, médico y escritor, continuador de la tradición aristotélico-platónica de Alkindi y, sobre todo, de Alfarabi, siguió a este último en su explicación del origen y jerarquía de las inteligencias.

Avicena establece, en efecto, que el conocimiento depende de la realidad de los objetos conocidos, desde el saber de los principios primeros hasta el conocimiento obtenido por revelación, pasando por el de los universales o ideas. A cada una de estas formas corresponde, a su entender, una forma y modo de intelecto. Sólo mediante un proceso de abstracción progresiva es posible conocer las formas generales, sobre todo cuando, desvinculada el alma de lo material, recibe directamente la influencia del entendimiento agente. Sin embargo, la importancia de Avicena no consiste meramente en su sistematización de la especulación anterior; la profundización en algunas de las nociones fundamentales de Alfarabi es precisamente lo que ha dado la mayor significación a la obra de Avicena para la filosofía escolástica.escribió cerca de 450 tratados sobre diversos temas, de los cuales cerca de 240 han llegado hasta nosotros.


Filósofo y médico persa, nacido en Afshana, cerca de Bujâra (otra versión del mismo nombre citado en el párrafo anterior), cuyo nombre los medievales pronunciaban «Aben Sina», hijo de un alto funcionario de la dinastía samaní llamado Abdullah y que procedía de Balkh-Afganistán- (la madre de Avicena se llamaba Setareh y procedía de Bukhara, actual Uzbekistán); es una de las cumbres de la filosofía árabe. Niño precoz, al que se dio una educación enciclopédica -sabía gramática, geometría, física, medicina, derecho y teología-, a los diecisiete años fue llevado a la corte donde curó al príncipe Nuh ibn Mansûr, y allí pudo disponer de una gran biblioteca para sus estudios. Según cuenta en su Autobiografía, tras leer cuarenta veces la Metafísica de Aristóteles, sólo llegó a entenderla porque llegó a sus manos Diseño de la metafísica, de al-Fârâbî; a los dieciocho años conocía ya toda la cultura de su época. Ejerció el cargo político de visir más de una vez, fue médico de príncipes y residió en muchas ciudades del Irán y sirvió en varias cortes, pero halló tiempo para dejar una obra con más de doscientos títulos. Destaca entre ellos Canon de medicina, obra de enorme influencia histórica, El libro del juicio imparcial, del que quedan sólo fragmentos pero que representaba su lectura anotada de filósofos anteriores en 20 volúmenes, y sobre todo El libro de la curación, enciclopedia en cuatro partes: lógica, filosofía de la naturaleza, matemáticas y metafísica, su obra más conocida por los escolásticos cristianos.

La traducción al latín de parte de sus obras, en el s. XII, supone un nuevo ingreso de Aristóteles en occidente, aunque en la versión que suele llamarse neoplatónica, y la renovación de los conocimientos filosóficos que los escolásticos tenían de la filosofía griega. En la misma línea helenizante de al-Fârâbî, desarrolla sus mismos temas: reintroduce la idea del «ser en cuanto ser», de Aristóteles, como objeto de la metafísica y a él debe el occidente cristiano la orientación «esencialista» de la filosofía que siguen autores como Duns Escoto; una concepción del alma, que presagia la de Descartes, entendida como sustancia inmaterial que puede conocerse a sí misma (como subraya en su experimento mental del «hombre que vuela», suspendido en el aire, con los brazos extendidos y los ojos vendados: no tiene más conocimiento de sí mismo que el de que existe); la distinción entre esencia y existencia, entendida ésta como accidente o cualidad de aquélla, en la que Tomás de Aquino basará su tercera vía, o de la contingencia. No es, pues, de extrañar que se afirme que Avicena es el primer filósofo medieval que desarrolla un sistema verdaderamente metafísico.

Ediciones 2011-13

Ver también: Averroes

No hay comentarios.:

Publicar un comentario