¿Cuáles son los argumentos de Descartes para la existencia de Dios?

¿Cuáles son los argumentos de Descartes para la existencia de Dios?(¿Cuándo se pregunta por la idea divina, de una Deidad? ¿Cuándo lo demuestra? ¿Quien o qué es Dios para este pensador?).Veamos el llamado argumento Ontológico.
El argumento ontológico (o a priori ) de Descartes es a la vez uno de los aspectos más fascinantes y menos comprendidos de su filosofía. La fascinación por el argumento se deriva del esfuerzo por probar la existencia de Dios a partir de premisas simples pero poderosas. La existencia se deriva inmediatamente de la idea clara y distinta de un ser supremamente perfecto. Irónicamente, la simplicidad del argumento también ha producido varias interpretaciones erróneas, exacerbadas en parte por la tendencia de Descartes a formularlo de diferentes maneras. La declaración principal del argumento aparece en la Quinta Meditación. Esto viene inmediatamente después de un anterior argumento causal de la existencia de Dios en la Tercera Meditación, que plantea preguntas sobre el orden y la relación entre estas dos pruebas distintas. Descartes repite el argumento ontológico en algunos otros textos centrales, incluidos los Principios de la filosofía . También lo defiende en la Primera, Segunda y Quinta Respuestas contra las objeciones mordaces de algunos de los principales intelectuales de su época. Descartes no fue el primer filósofo en formular un argumento ontológico. St. Anselmo defendió vigorosamente una versión anterior del argumento en el siglo XI, y luego fue criticada por un monje llamado Gaunilo (contemporáneo de Anselmo) y más tarde por Santo Tomás de Aquino (aunque sus comentarios fueron dirigidos contra otra versión del argumento).
La crítica de Aquino fue considerada tan devastadora que el argumento ontológico se extinguió durante varios siglos. Por lo tanto, sorprendió a los contemporáneos de Descartes que intentara resucitarlo. Aunque afirma que no está familiarizado con la versión de prueba de Anselmo, Descartes parece elaborar su propio argumento para bloquear las objeciones tradicionales. A pesar de las similitudes, la versión de Descartes del argumento difiere de la de Anselmo en aspectos importantes. Se piensa que la versión de este último procede del significado de la palabra "Dios", por definición, Dios es un ser mayor que el que no puede ser concebido. El argumento de Descartes, en contraste, se basa en dos principios centrales de su filosofía: la teoría de las ideas innatas y la doctrina de la percepción clara y distinta. Él pretende no confiar en una definición arbitraria de Dios sino en una idea innata cuyo contenido está "dado". La versión de Descartes también es extremadamente simple. La existencia de Dios se infiere directamente del hecho de que la existencia necesaria está contenida en la idea clara y distinta de un ser supremamente perfecto. Descartes a menudo compara el argumento ontológico con una demostración geométrica, argumentando que la existencia necesaria no puede ser excluida de la idea de Dios más que el hecho de que sus ángulos son iguales a dos ángulos rectos, por ejemplo, puede ser excluido de la idea de un triángulo. La analogía subraya una vez más la simplicidad suprema del argumento. Se supone que la existencia de Dios es tan obvia y evidente como la verdad matemática más básica. También intenta mostrar cómo la “lógica” de la demostración está arraigada en nuestras prácticas de razonamiento ordinarias. En el mismo contexto, Descartes también caracteriza el argumento ontológico como una prueba de la "esencia" o "naturaleza" de Dios, argumentando que la existencia necesaria no puede separarse de la esencia de un ser supremamente perfecto sin contradicción. Al presentar el argumento en estos términos, está confiando implícitamente en una distinción medieval tradicional entre la esencia de una cosa y su existencia. De acuerdo con esta tradición, uno puede determinar qué es algo (es decir, su esencia), independientemente de saber si existe. Esta distinción parece ser útil para los objetivos de Descartes, algunos han pensado, porque le permite especificar la esencia de Dios sin pedir la pregunta de su existencia.

La simplicidad del argumento

Descartes subraya la simplicidad de su demostración al compararla con la forma en que normalmente establecemos verdades muy básicas en aritmética y geometría, como que el número dos es par o que la suma de los ángulos de un triángulo es igual a la suma de dos anglos. Intentamos tales verdades directamente al inspeccionar nuestras ideas claras y distintas del número dos y de un triángulo. Entonces, de la misma manera, podemos alcanzar el conocimiento de la existencia de Dios simplemente al comprender que la existencia necesaria está incluida en la idea clara y distinta de un ser supremamente perfecto. Para hacer más sencillo todo esto vamos a resumirlo en dos versiones: Versión A : Todo lo que claramente y claramente percibo que está contenido en la idea de algo es verdad de eso. Percibo clara y claramente que la existencia necesaria está contenida en la idea de Dios. Por lo tanto, Dios existe.
Versión B : Tengo una idea del ser supremamente perfecto, es decir, un ser que tiene todas las perfecciones. La existencia necesaria es una perfección. Por lo tanto, existe un ser supremamente perfecto.

Objeciones y respuestas

Debido a su simplicidad, se cree que la versión de Descartes del argumento ontológico es más burda y, evidentemente, más falaz que la presentada por Anselm en el siglo XI. Pero cuando se presenta el aparato completo del sistema cartesiano, el argumento demuestra ser bastante resistente, al menos en sus propios términos. De hecho, la versión de Descartes es superior a su predecesora en la medida en que se basa en una teoría de las ideas innatas y la doctrina de la percepción clara y distinta. Estas dos doctrinas inoculan a Descartes de la acusación hecha contra Anselmo, por ejemplo, de que el argumento ontológico intenta definir a Dios en la existencia construyendo arbitrariamente la existencia en el concepto de un ser supremamente perfecto. En la Tercera Meditación, el meditador descubre que su idea de Dios no es una ficción que haya inventado convenientemente sino algo nativo de la mente. Como veremos más adelante, estas dos doctrinas proporcionan los recursos para responder también a otras objeciones. Dada nuestra discusión anterior sobre el estado no lógico del argumento ontológico, puede parecer sorprendente que Descartes se tome las objeciones en serio. Debería poder descartar la mayoría de las objeciones en un buen truco insistiendo en la naturaleza no lógica de la demostración. Esto es especialmente cierto de la objeción de que el argumento ontológico plantea la pregunta. Si la existencia de Dios es en última instancia evidente por sí misma y conocida por una simple intuición de la mente, entonces no hay preguntas para pedir. Desafortunadamente, no todas las objeciones al argumento ontológico se pueden descartar tan fácilmente, por la sencilla razón de que no todas dependen de la suposición de que estamos tratando con una prueba formal. Leibniz afirma que la versión de Descartes del argumento ontológico es incompleta. Muestra simplemente que si la existencia de Dios es posible o no contradictoria, entonces Dios existe. Pero no demuestra el antecedente de este condicional. Para reforzar esta objeción, a veces se observa que las perfecciones divinas (omnipotencia, omnisciencia, benevolencia, eternidad, etc.) pueden ser inconsistentes entre sí. Esta objeción está relacionada con la anterior ya que el punto en ambos casos es que Descartes El argumento nos restringe a las afirmaciones sobre el concepto de Dios y carece de importancia existencial. Para corregir este problema por sí mismo, Leibniz formula una versión diferente del argumento ontológico . Y así como esta le llovieron críticas a este razonamiento de don René. Que no estableció referencias para distinguir los grados de realidad (vs existencia).
Leer también: Enemigos de Descartes; René Descartes y la glándula pineal; René Descartes, aportaciones, contribuciones y logros

Comentarios

Entradas más populares de este blog

12 tribus de Israel-significado-historia-tradición-biblia-banderas-piedras