9 de mayo de 2016

Las murallas o muros de jericó

Las murallas o muros de Jericó, ¿quien no ha leído u oído de este relato en la biblia? Sin embargo son pocos los que saben que la ciudad de Jericó ya era antigua cuando se construyeron las pirámides de Egipto o los templos de Sumer.
Las murallas o muros de Jericó

Las más antiguas datan del 8300 antes de Cristo aproximadamente, es decir más de 10.000 años de antigüedad desde nuestro presente.Viene siendo la primera obra pública conocida, que necesariamente involucraría trabajo comunitario concertado.
No se trataba de una masa informe de guijarros,no; eran grandes bloques de piedra movidos desde lejos y fijados sin cemento, mortero o argamasa.
Dicen los expertos que la base mide unos dos metros de espesor. ¿Cuanto medían originalmente de alto? No lo sabemos. Pero luego de tantos temblores (terremotos), erosión y múltiples destrucciones, alcanzan los 4 metros.

Fotografía de la ciudad de Jericó y ruinas de sus murallas

Una hermosa Fotografía de la ciudad de Jericó y ruinas de sus murallas. De wikimedia.
Fotografía de la ciudad de Jericó y ruinas de sus murallas
Ver también:Comercio en la antigua Jericó, economía y tecnología, historia; Josué y Canaán, biblia, génesis, jericó

Comercio en la antigua Jericó-economía y tecnología Historia

¿Cómo se daba el comercio en la antigua Jericó?  ¿Cómo era su economía y tecnología? Historia.Recordemos que este emplazamiento es quizás la ciudad más antigua del mundo y causa mucha curiosidad sus negocios, obras públicas y empresas.

Existen evidencias de visitantes regulares al sitio desde el 9.500 aC, los proverbiales natufienses, un grupo de trogloditas que vivían en las colinas circundantes y que conocían el uso de las hoces, los molinos de mano y un mortero de piedra para moler los cereales silvestres. Construían casas con pisos de piedra y techadas de madera, almacenaban alimentos en cestas y pieles de animales. Elaboraban cuchillos de pedernal y obsidiana, cazaban con arcos y flechas y huesos tallados en forma de punzones y ganchos de púas (arpones).

Alrededor del año 8.000 antes de nuestra era (más de 10.000 años desde nuestro presente) vivieron unos hombres precerámicos, que fabricaban ladrillos en forma de escarpa (con declive),como si estuvieran corcovados en la parte superior, siendo sus casas de base circular. Practicaron la cooperación y la división del trabajo para realizar obras públicas (construyeron una muralla que reconstruyeron durante varias ocasiones durante 700 años.

Sobre el año 7.000, los ladrillos tenían forma de puro con la huella de los pulgares que retenían el mortero o argamasa para trabarlos o sostenerlos de mejor forma. Empleaban así mismo el yeso para enjalbegar o blanquear paredes y suelos. Sus casas eran de planta rectangular (el rectángulo es una forma inventada por el hombre, a diferencia de la circunferencia que está visible en la naturaleza). En el interior de estas casas se cocinaba con fogatas y se molían cereales en morteros para hacer harina; posiblemente se fermentara grano y se fabricara cerveza

Sobre el año 8.500 había surgido en el Próximo medio oriente un primitivo sistema de intercambio, el trueque de un artículo útil o apreciado por otro; Jericó no fue ajeno a esto y hay pruebas que sobre el 7.000 hacía parte de este circuito comercial, siendo ruta natural y comercial debido a su posición o enclave estratégico: entre la llanura anatólica al norte con sus yacimientos de obsidiana¹ y jade, y la población agrícola de Beidha al sudeste, con sus hematíes (mineral de óxido de hierro muy estimado en la antigüedad por su color rojo) y conchas marinas. También se han encontrado piedras turquesa del Sinaí.

¿Que ofrecía o podía exportar (si pudiéramos usar el término convenientemente dicha ciudad? Minerales(betún y posiblemente azufre)² extraídos del Mar Muerto, pero sobre todo sal, muy importante no solo para dar sabor a la comida sino para conservar los alimentos.Y como había agua en abundancia procedente de un manantial, siendo todo un oasis en una zona muy desértica, la convertía en una zona interesante de visitar. Y que conste que hablamos de una ciudad ubicada entre 350 y 400 metros bajo el nivel del mar.

¹ Era un roca volcánica vidriosa.

²El betún se empleaba para fijar las hoces y otras herramientas a sus asas y para construir embarcaciones de pesca. El azufre por parte para medicamentos y para encendedores de fuego.

Ver también: mesolítico y neolítico, religión; 7.000-4.500 aC; Josué y Canaán; economía y comercio en Sumeria o Mesopotamia

Josue y Canaan-biblia-historia-Genesis-Jerico

Josue y Canaan Biblia, historia, Genesis, Jerico, Israel, arqueología, historia.
Josué y Canaán parte de la asociación de ideas que en términos bíblicos se nos viene a la mente; con actitud crítica vamos a rebatir varios argumentos falsos al respecto y a mostrar la realidad histórica que yacía al trasfondo.

CONQUISTA DE CANAAN

Hasta el momento vivíamos cautivados por la epopeya de Josué y los israelitas destruyendo a su paso a sus enemigos para quedarse en últimas con las fértiles tierras de Canaán, las tierras que fluyen leche y miel[1]. Pero las evidencias arqueológicas desmienten puntillosamente las contradictorias líneas del libro de Josué. Resulta inconcebible que un ejército desgastado por la marcha continua, a través del desierto, sin preparación militar y cargando con mujeres y niños haya podido enfrentar y vencer a los ejércitos profesionales de Canaán. Hasta ahora se manejaban como fechas tentativas de la conquista, los años de 1.230 y 1.220 a de C.

Hay algo curioso rondando el ambiente y es que Canaán, en estas fechas propuestas era una provincia de Egipto férreamente controlada por esta administración. La capital del territorio era Gaza, pero había presencia militar en distintas partes bordeando el territorio. Los poderosos enemigos de Israel que presentaban batallas tan arduas, eran en realidad penosamente débiles. Se nos hablan de las murallas cananeas, que para la época no existían, quizás obedeciendo a la seguridad ofrecida por los egipcios; tal vez por razones económicas que impedían tales construcciones monumentales.

Detallemos ciudades específicas. Debir[2], corresponde al yacimiento arqueológico de Tell Beith Mirsim (según Wright), que para 1.230 a.C. era una localidad exigua, vuelta a levantar de las cenizas y que cuenta con la llegada de nuevos pobladores. Actualmente se cree que corresponde a Khirbet Rabaul, asentamiento que fue destruido al final del bronce final (confirmando algo de la descripción veterotestamentaria) Betel, ciudad cananea habitada en el Bronce reciente; fue una población destruida por el fuego a fines del 1.300 y repoblada por un grupo diferente en el Hierro Antiguo. Laquis también fue destruida en el siglo XIII. Fue reconstruida dentro de los mismos lineamientos y existió hasta mediados del siglo XII, cuando volvió a ser destruida, permaneciendo abandonada hasta el siglo X. 


Hebron no posee restos del Bronce final, existe un gran hueco arqueológico entre el Bronce medio y el Hierro I. Jasor[3], la mayor ciudad del país de Canaán al término de la Edad del Bronce; tuvo su apogeo del 2.000 al 1.500 y para el 1.300 fue atacada e incendiada. Hasta aquí las pruebas confirmarían la versión bíblica. Jerico, en el 1.300 no estaba poblada y evidentemente no tenía murallas en torno suyo que derribar. Ay, que fuera una gran población en el 1.400, para las fechas propuestas era solo desolación. 

De Gabaón se encontraron restos del Bronce Medio y de la Edad de Hierro, pero ninguno del Bronce reciente; así mismo sucede con las otras ciudades gabaonitas. Números 21:1 «Cuando el cananeo, el rey de Arad, que habitaba en el Neguev, oyó que venía Israel por el camino de Atarim, peleó contra Israel y le tomó algunos prisioneros.Entonces Israel hizo este voto a Jehová: «Si en efecto entregas este pueblo en mis manos, yo destruiré sus ciudades».Jehová escuchó la voz de Israel y le entregó al cananeo, y los destruyó a ellos y a sus ciudades. Por eso recibió aquel lugar el nombre de Horma.»(RV 1995 Edición de Estudio) 

La ausencia de fortificaciones en el territorio cananeo, en esta etapa del bronce final, se explicaría por la prohibición explícita de la administración egipcia, que podría considerar el intento de amurallar una ciudad como un intento de rebelión por parte de sus sometidos. La multiplicidad de etnias convivientes, reflejaba a su vez cantidad dispar de construcciones y cultos; no obstante en el templo de Hazor se desenterraron, correspondientes a este episodio histórico, fragmentos de una estatua de basalto: un torso masculino de cuyo pecho colgaba un medallón con un emblema de cuatro rayos; una base con forma de toro. ¿Hadad? ¿Disco solar? Para mencionar casos específicos que sustentan esta afirmación: 

Los habitantes de la ciudad de Jesbón (Hesbón o Hesebón), amorreos, trataron de obstaculizar el paso de los israelitas por su territorio (Números 21:21-25, Deuteronomio 2:24-35, Jueces 11:19-21). Las excavaciones demuestran que en el Bronce Reciente no había ni siquiera un caserío allí instalado (no tiene restos anteriores al Hierro I). 

Recorriendo toda la meseta de Trasnjordania hallaron resistencia en Moab, Edom y Amón; pero ocurre que al final de la edad de Bronce esta meseta estaba despoblada y la población que pudiera residir allí era nómada no sedentaria.
[1] En la descripción del término hay una duplicidad interesante: siempre la hemos asociado a la tierra que fluye leche y miel; pero mirando en Números 16:13,cuando la rebelión de Coré, era Egipto a quien correspondía esta descripción. [2] Josué 10:38; 15:15-19. Jueces 1:11-15. [3] Josué 11:10

LIBRO DE JOSUE

  1. Hoy en día sabemos que el libro de Josué rescata leyendas y tradiciones etiológicas (explican un lugar, una práctica o un nombre en términos de origen), cuya redacción final corresponde al siglo VII a.C.: La lista de las localidades del territorio de la tribu de Judá (Josué 15:21-62), corresponde con precisión a las fronteras del reino de Judá durante el reinado de Josías. Se atisba la idea de ser gobernados por el elegido de Dios todas las tribus del pueblo, siguiendo el código sinaítico y el estilo Deuteronómico. El deuteronomista aclarará que la penetración del pueblo israelita fue espectacular pero que faltaba mucho por hacer (Josué 11:13-22) 
  2. El deuteronomista aclarará que la penetración del pueblo israelita fue espectacular pero que faltaba mucho por hacer (Josué 11:13-22). 
  3. Las dos primeras batallas narradas (Jericó y Ay, en territorio de Betel[Ai, nombre que significaría “montón de ruinas”, y los autores bíblicos convirtieron a los israelitas en los destructores de una ciudad inexistente.]) correspondían a los objetivos expansionistas de Judá, al retirarsen los asirios de Samaria; la mirada oteaba el norte, al derrotado reino de Israel. De acuerdo al texto del antiguo testamento el vasallaje de Judá e Israel al Imperio asirio correspondería a una desobediencia sistemática a las leyes de Dios; el mensaje propuesto en el libro de Josué se podría resumir de la siguiente forma: volviéndose el pueblo al Dios de sus mayores y cumpliendo estrictamente sus normas y dictados, ninguna victoria les sería negada. En este sentido, el libro de Josué es una expresión literaria clásica de los anhelos y fantasías de un pueblo en un tiempo y un lugar determinados. La figura dominante de Josué se utiliza para evocar un retrato metafórico de Josías, aspirante a salvador de todo el pueblo de Israel. Josué 6 que habla del milagroso desplome de Jericó, no tiene base histórica, pues su emplazamiento, poblado desde la edad neolítica, estaba ya abandonado en la época en que debería haberse producido la conquista Israelí. Tampoco es de fiar la noticia de Josué 7-8 sobre la toma de la ciudad llamada Hai[Centro de culto principal, odiado por los del Norte (Israel) y sitio donde se reubicó a los Gabaonitas por parte de los asirios], pues el emplazamiento en que se supone debería estar era ya una ruina a fines de la edad del bronce. 
  4. En el libro de Josué se nos vende la idea que la conquista de Canaán fue fríamente calculada, habiéndose planeado al dedillo el reparto de las tierras conquistadas entre las tribus de Israel; lo que realmente sucedió fue que la empresa resultó de una yuxtaposición de micro-enviones y mini-planes. En su presentación actual el libro transparenta diferencias de estilo y narración, que da a pensar en múltiples fuentes y varias etapas de redacción.El texto que nos ha llegado a los occidentales del siglo XXI, pone de manifiesto discrepancias en el estilo o en la narración: Por ejemplo en los capítulos 1 y 23 se siente un tono exhortatorio mientras otros fragmentos parecieran ser piezas sueltas superpuestas, Es posible que un redactor judaíta hacia el 900 haya compuesto un relato de la conquista, guiándose por relatos etiológicos benjaimitas y conservados en Guilgal, añadiendo relatos guerreros localistas. En últimas se acepta que fue retocado por un redactor deuteronomista 
  5. Para hacerse al control de las ciudades fortificadas deben recurrir a ardides, estrategias, traiciones y ayuda divina: militarmente no estaban preparados para grandes operaciones marciales. 
  6. Josué se trataría de un personaje local que tardíamente pasaría dentro de la literatura bíblica a ser héroe nacional. Se ausenta del relato hecho por otros libros de las etapas fundamentales de la historia religiosa de Israel (1 de Samuel 12:8-11[*]; Nehemías 9:6-31; Salmos 78, 105, 106 y 136). Tampoco se mencionan en otros libros bíblicos la caída de Jericó, la conquista de Ai[**] o la alianza de Siquén.Dado que en realidad las tribus parecen haber actuado de forma independiente, el libro de Josué sería el resultado de la voluntad de resumen y unificación de la tradición de la conquista.


[*] «Cuando Jacob con sus hijos entró en Egipto y los humillaron los egipcios, y vuestros padres clamaron a Yavé, Yavé les mandó a Moisés y Aarón, que los sacaron de Egipto y los establecieron en este lugar. Pero se olvidaron de Yahvé, su Dios, y éste los entregó en manos de Sísara, jefe del ejército de Jasor; en manos de los filisteos, en manos del rey de Moab, que les hicieron la guerra… Mandóles Yavé a Jerobaa, Abdón, Jefté y Samuel…» Nácar Colunga-1983. [**] En el bronce antiguo una importante ciudad fortificada, luego fue destruida y en la edad de hierro I (1200-900 a.C.) fue reconstruida cuando israelitas establecen un poblado similar. La explicación de su historia bíblica podría ser etiológica: en el periodo de los jueces del antiguo testamento habrían israelitas viviendo allí y percibirían ruinas de una enorme ciudad y decidieron explicarlo en términos de la conquista de Josué.

Bibliografia Consultada


FINKELSTEIN Israel & Silverman Nel Asher, La Biblia desenterrada. Una nueva visión arqueológica del antiguo Israel y de los orígenes de los textos sagrados. Siglo XXI de España editores, Madrid; segunda edición septiembre 2003. 
BEN- TOR Amnon, La Arqueología del Antiguo Israel, Ediciones Cristiandad, Madrid 2004 OCHOA José, Atlas histórico de la Biblia, Antiguo Testamento, Acento editorial, Madrid, 2003 
CAQUOT André, La religión de Israel desde los orígenes hasta la cautividad de babilonia, en Historia de las religiones, Tomo II, Siglo XXI editores, México 1977

7.000-4.500 ac-mesopotamia-Egipto-Jarmo-Jerico-Oriente Proximo-Neolitico con ceramica

7.000-4.500 ac (antes de Cristo, de nuestra era), neolítico con cerámica; asistimos al origen de la civilización en Mesopotamia, Egipto,Jarmo, Jericó y Oriente Próximo en general.

Continuando con el perfeccionamiento de las instituciones, la reina ya no sacrificaba a su amante-rey cada año (al menos no físicamente, aunque continuaba haciéndolo de manera ritual) y empezó a delegarle también funciones religiosas y sagradas.

Geográficamente la civilización occidental tal cual la conocemos, nació en Oriente Próximo (Mesopotamia y Egipto); fue allí donde las primeras formas civilizadas de sociedad se dieron y las primeras manifestaciones de pensamiento filosófico, ético y cosmogónico emergen a la luz. Es la época de los monumentos megalíticos y de las reminiscencias de la época glaciar (paraíso de los cazadores, edad de oro). Se recurre con frecuencia al origen de las plantas como producto del sacrificio de una divinidad.

Del total de la población mundial estimada en 4 millones de habitantes, 500.000 vivían en Oriente próximo (25%). La mayor densidad poblacional que dejó la revolución neolítica favoreció mejores y más grandes desarrollos, porque había espacio para absorberla y porque los suministros no escasearon.

Si bien los humanos de este periodo desconocían el uso formal de los metales dominaban a la perfección la talla en piedra, mucho mejor que la primera Edad de piedra y en la época mesolítica. Estos mismos sujetos desarrollaron la alfarería, la doma y cría de animales y dominando la agricultura dispusieron de alimentos en forma segura. Antes de este bache, vivían de la caza y de la recolección de vegetales, debiendo recorrer grandes distancias para obtener alimentos suficientes; de ahí que la densidad poblacional fuera mínima. Una ganancia adicional de la agricultura entonces fue que al obligar a los individuos a permanecer en un lugar, afianzó en ellos el concepto de propiedad, de defender lo suyo.

Es de suponer que como avance trajo a su vez inconvenientes, porque si bien es cierto que con su uso se garantizaba el suministro de alimentos, la agricultura no tenía el atractivo ni la excitación que brindaba la caza, o la comodidad y relajación que otorgaba el pastoreo.

Recordando los labriegos las historias de cacería de sus antepasados y observando las prácticas de pastoreo y caza de algunos pueblos vecinos, asimilaban la agricultura de mala gana, como una esclavitud (trabajo tedioso y agotador), añorando entonces una suerte de edad de oro donde los hombres cazaban, recolectaba y vivían sin las presiones laborales propias de la civilización. El paraíso terrenal fue su respuesta.

Esta clase de fugas hacia el pasado se refleja en mitos como el de Caín y Abel por ejemplo. (Pero por más idílico que se viera el “cuento”, en la práctica la agricultura se impuso y la supervivencia de las masas se consideró lo más importante).

«Con labrantíos y rebaños que le proporcionaran sustento y vecinos con los que compartía el trabajo, el hombre pudo por primera vez gozar de tiempo libre para desarrollar rudimentarias artes, técnicas e ideas y crear otras nuevas; estos avances fueron los que civilizaron al hombre»

En Jarmo (ubicada en las laderas septentrionales de los montes Zagros, actual Irán), se descubre una antigua comunidad agrícola (cultivaban dos variedades de trigo, cebada y arvejas), que construyó viviendas rectangulares de adobe y fueron diestros artesanos de la piedra ; hicieron figuritas moldeadas, conocían las agujas hechas de hueso, cultivaban trigo y pastoreaban cabras, ovejas y cerdos. Debieron residir allí de cien a trescientas personas.

Al parecer, hasta el año 6.000 antes de nuestra era (fecha aproximada que las dataciones de carbono 14 dan a la domesticación de las vacas y los cerdos), las comunidades humanas eran pequeñas, se agrupaban en cavernas o mini-campamentos y fabricaban groseros instrumentos de madera o hueso. Nínive, Ur y Eridu existen como comunidades agrícolas.

Jericó fue abandonada intencionadamente durante cientos de años, quizás el monocultivo en terrenos sin abonar agotó el suelo y lo salinizó, obligando a sus pobladores a buscar otro sitio para establecerse.

Por el 5.800 aparece la cultura Hassuna, quienes eran unos semi-nómadas (la palabra nómada es derivada del término griego que significa pasto) recolectores de alimentos, que almacenaban su grano en burdas vasijas de barro y se refugiaban en albergues temporales. La alfarería emerge de la necesidad del hombre de movilizar cosas, que si bien se podía hacer con las manos y brazos, estos eran pequeños. En los cestos solo se podrían transportar elementos sólidos, secos y de cierto tamaño sus granos, mas no podían transportar allí harina ni agua. Masificándose la alfarería se podía cocinar carne en agua hirviendo, ensanchando los horizontes culinarios de la humanidad. Luego, generaciones ulteriores, decidieron vivir en viviendas rectangulares de adobe de hasta siete habitaciones , el grano lo alojaban en grandes cajas de barro sumido en el suelo y las casas más privilegiadas tenían horno para cocer pan. Son ellos quienes introducen el riego y la porcelana fina. Su inventiva no se restringió a la utilidad y al día a día, añadió a estos una ornamentación por medio de incisiones o pinturas; la asimetría y lo puramente abstracto se había ganado un sitial.

Entre el 5.000 y el 4.500, desaparecida la población de Hassuna brota la cultura halafi, al noroeste de Siria. Testimonian unas estrechas comuniones con la naturaleza, animales y vegetales (que dominaría el horizonte mesopotámico durante mil años). Aquí bullen las figuras moldeadas de mujeres, frecuentemente agachadas, como dando a luz ; su cuerpo maneja grandes masas y sus senos cuelgan; la cabeza es tan solo un esbozo y carecen de detalles. En opinión de los expertos, «Esta reserva es sintomática y denota temor. Se ha temido llegar hasta el fin en la representación de estas «diosas-madres», cuyo cuerpo, realzado con pinceladas, simbolizaba la fecundidad, pero que al quedar inacabadas, permanecerían impersonales.»

El tema del toro (máxima expresión de la fuerza genésica) y del doble hacha (que en manos de la divinidad hiende las nubes, desencadena los vientos que traerán la lluvia necesaria a los cultivos y pastos), asociados ambos a la fecundidad, son reiterativos en estos precoces albores culturales. Se cultivaron también una variedad más generosa de granos; en su vecindad se observaban ya hatos de ganado y cabras. Los humanos del medio oriente empiezan a trabajar el cobre. Al comienzo los humanos usaban este metal como lo hallaban en la naturaleza y por percusión lo moldeaban; con los años aprenden a moldearlo, calentándolo y vaciándolo en moldes, obteniendo la forma deseada y revolucionando la fabricación de herramientas y útiles. Pero no podían desplazar a la piedra en los trabajos agrícolas ni el talado de los árboles.

En Jericó, Megiddo y Siquem (territorios palestinos) se llega al neolítico con cerámica. Al aumentar la inseguridad del país, las ciudades se fortifican con muros de adobe (a pesar de abundar la piedra y con la cual solo los dos o tres primeros asentamientos construyeron sus muros). [1] [1] Tomado de Ortiz H. Angel E. Fundamentos Culturales del Judaísmo I, páginas33-37.

Ver también: religión en el paleolítico, Mesolítico y neolítico:religion

Hipocrates-historia-biografia-medicina-aportes-juramento-Cos

Hipocrates historia, biografia, medicina, aportes, juramento, Cos, Kos, Grecia anatomia, humores, ciencia, frases, aportaciones

(460-370 aC). Se considera que es en propiedad el padre de la medicina occidental. Fue nacido en la isla de Cos, en el mar Egeo, frente a la costa suroeste de Asia. 

Al parecer, su padre (Heraclides) fue miembro del cuerpo de médicos en el templo de Cos y fue quien indujo a Hipócrates en la medicina. Su madre era de nombre Praxitela; el nombre de sus dos hijos fue Tesalo y Draco. 

Poco sabemos de su vida pero quedan algunos principios atribuidos a él. Sin embargo, Platón y Aristóteles aluden a él como un famoso médico griego. Sorano de Éfeso fue su primer biógrafo. Por ejemplo, que el médico debe estudiar al paciente y no solo a la enfermedad, puesto que se trata de ayudar a la naturaleza, la gran sanadora, a realizar la curación. Hipocrates lucho por eliminar de la practica medica las conjeturas y remedios aventurados. 

Sabemos así mismo, que Hipocrates aceptó como cierta la doctrina humoral: los hombres son flemáticos o animosos, coléricos o melancólicos por la mezcla de los 4 humores o líquidos del cuerpo: frío, caliente, seco y hielo. Se le atribuye a Hipócrates un tratado sobre fracturas y dislocaciones donde se otea el avanzado estado de conocimiento de la estructura y funcionamiento de los huesos, así como de eficientes métodos de vendar y entablillar. Insistía mucho en la asepsia para las intervenciones quirúrgicas de la época. 

Otros escritos que se le atribuyen, fueron recopilados en el Corpus hipocratico (Corpus hipocraticum), un cúmulo de 87 tratados donde se insiste en la necesidad de establecer principios correctos para estudiar los problemas de la salud y la enfermedad. Fue el primero en describir la etiología de la Epilepsia. Hipócrates afirmaba que todas las enfermedades tenian origen natural. Extendió esta concepción también a la epilepsia, que entonces se llamaba la enfermedad sagrada, porque los afectados manifestaban síntomas a los cuales se le atribuía una responsabilidad divina o demoníaca, como desmayos repentinos, pérdida del control de su propio cuerpo y contracciones musculares convulsivas. 

Y sin embargo, con mucho, el texto más famoso de los atribuidos a Hipócrates, es el llamado juramento hipocrático. "La vida es breve, el arte (de curar) largo;la oportunidad( de curar) es fugaz; el experimento es peligroso y la decisión es difícil".
Probablemente Hipocrates haya muerto en Larissa a una edad avanzada.
Leer también: Herófilo

Herofilo-biografia-historia-pensamiento-aportes-medicina-biologia-disección-anatomía

Herofilo-biografia-historia-pensamiento-aportes-medicina-biologia-disección-anatomía; quien es, fue,salud, descubrimientos, Calcedonia,Alejandría, sistema nervioso,aportaciones,cerebro,disección,cerebro, vida.
Herófilo de Calcedonia,nacido alrededor de 335 aC en Calcedonia, Bitinia, Asia Menor (actualmente Kadiköy,Turquía). Es llamado el padre de la anatomía , porque fue el primer estudioso de la misma, teniendo ocasión de hacer disecciones en Alejandría en tanto se permitió dicha práctica.