5 de mayo de 2016

Socrates-historia-biografia-filosofia-pensamiento-aportes

Socrates, Sócrates, historia, biografia, filosofia, pensamiento, aportes,aportaciones, sofistas, antropologia, psicologia, belleza, bien, etica, mal, caracteristicas, cicuta, cosmologia, nacio, murio, datos, gnoseologia.Textos provenientes de nuestra web matriz.

Sócrates, (470/469-399 a.C.)
Filósofo griego, nacido en Atenas, hijo de Sofronisco, escultor, y de Fenáreta, de oficio partera o comadrona. Su vida y aun su propia figura se hallan envueltas en la escasez e incertidumbre de datos.


Parece que ejerció por un tiempo el mismo oficio que su padre y que se interesó en un principio por las doctrinas físicas de los filósofos jonios, quizá aprendidas al lado de Arquelao de Mileto, discípulo de Anaxágoras, hacia las que luego adoptó una actitud crítica. 

Parecen hechos referibles a fechas ciertas que, durante las guerras del Peloponeso (431-404), en las que Sócrates toma parte como soldado hoplita -como correspondía a un ciudadano de nivel medio-, salva a Alcibiades herido en el sitio de Potidea (429), participa en la batalla de Delion (424), en Beocia, y, cercano ya a los 50 años, en la de Anfípolis(421), en Tracia; así como también su oposición, en fechas más tardías, formando parte del Consejo de los Quinientos, al proceso contra los estrategas de las Arginusas (411) y su desobediencia a la orden dada por los Treinta Tiranos de arrestar a León de Salamina (404).

En un momento indeterminado de su vida cambia su interés inicial por las teorías sobre la naturaleza, en la que, al parecer, no ve principio de finalidad alguna, por el interés por un conocimiento de sí mismo y del hombre en general, siguiendo el oráculo que la Pitia de Delfos pronuncia a instancias de su amigo Querefonte, que le pregunta por el más sabio de los hombres. Forma, como hacían los sofista en su misma época, un grupo de discípulos y amigos, entre los cuales destacan Platón, Alcibíades, Jenofonte, Antístenes, Critias, Critón, Aristipo y Fedón, entre otros.

Tras una vida entregada a interpelar a sus conciudadanos [i], obedeciendo la voz interior de su daimon, y a instarles, según Platón, a que fueran «mejores y más sabios», restablecida ya la democracia ateniense, es llevado a juicio doblemente acusado de ser sofista, impío y corruptor de los jóvenes, por Anito, en nombre de los artesanos y políticos, por Meleto, en el de los poetas, y por Licón en el de los oradores. 

Condenado por el tribunal popular a beber la cicuta (399 aC) y tras rechazar los planes de huida que le ofrece Critón [ii], Sócrates muere en la prisión de Atenas, rodeado de algunos de sus amigos y discípulos y mandando decorosamente a su mujer Xantipa, que llevaba a su hijo pequeño en brazos, que se ausentara.

La figura de Sócrates, ensalzada por Platón como el hombre «más sabio y justo de su tiempo», se ha convertido con el transcurso del tiempo, y pese a sus contornos algo difusos, en el paradigma del filósofo y hasta en personificación de la misma filosofía.

La cuestión de cuáles son las fuentes fidedignas para poder reconstruir, a partir de ellas, la figura histórica de Sócrates se denomina el «problema socrático». Estas fuentes son: Aristófanes, Jenofonte, Platón y Aristóteles. Aristófanes lo presenta, en su obra Las nubes (representada por vez primera hacia el 432 a.C.), como un sofista sólo interesado en cobrar a sus alumnos la enseñanza de la retórica y la oratoria, un conocedor del saber ateo de los jonios sobre la naturaleza, o un intelectual solitario dedicado a pensar. 

La figura de Sócrates que se desprende de su testimonio, por lo demás el más antiguo, se considera más bien la caricatura del personaje popular, hecha por un comediógrafo crítico de su tiempo. Jenofonte, militar e historiador, es autor de una serie de obras biográficas, Las memorables, o Recuerdos socráticos, el Banquete o Apología de Sócrates, conocidas como «discursos socráticos», que escribe cuando, tras regresar a Atenas con la expedición de los diez mil mercenarios griegos a Mesopotamia (Anábasis, 401-399), entra en conocimiento de la muerte de Sócrates. 

Son obras apologéticas y carentes de rigor histórico, en que, como era costumbre en la época, el discípulo pone en boca de su maestro las propias opiniones y hasta ficciones. Aparece en su testimonio un Sócrates moral, desinteresado por las cuestiones relativas a la naturaleza y opuesto en sus enseñanzas a los sofistas, pero carente de profundidad.

Algo parecido, en principio, puede decirse del testimonio dado por Platón, discípulo de Sócrates desde los veinte años, y de la figura veneranda que dibuja de su maestro, en especial en Apología, Fedón y Critón. 
El Sócrates de Platón es un personaje moral por excelencia, vitalmente dedicado a persuadir a todos a interesarse, no por el cuerpo o la fortuna, sino «por que el alma sea la mejor posible» (Apología 30b). 
A este Sócrates lo hizo Platón personaje central de sus primeros diálogos, convirtiéndolo en iniciador de su teoría de las ideas, y este Sócrates es el que acepta la tradición filosófica, una vez desechadas las exageraciones platónicas y añadidas las sobrias precisiones de Aristóteles, como el más cercano al personaje histórico. 

Las características de este personaje -«tábano» perturbador de la tranquilidad de las conciencias- justifican más los recelos que se suscitaron en torno a su figura y que le llevaron a la muerte. Aristóteles, que no conoció personalmente a Sócrates, pero que habría oído hablar de él a su maestro Platón, le nombra unas cuarenta veces en sus obras, aunque siempre ocasionalmente. Pese a ello, sus apreciaciones se consideran objetivas. Le atribuye, sobre todo, la «búsqueda del universal» a través de las «definiciones».

Sócrates no puso por escrito sus doctrinas, y todas sus enseñanzas, según el testimonio de Platón, son orales. 
A diferencia de los sofistas, coetáneos suyos, Sócrates no construye largos y hermosos discursos, sino diálogos metodológicamente construidos en dos partes fundamentales: la ironía y la mayéutica. 
En la primera, tras presentar el tema del diálogo con una pregunta del tipo ¿qué es la justicia?, desarrolla la refutación (élenkhos) de la aparente sabiduría del interlocutor, que, llevado de su ignorancia, no sabe pero cree saber.

Una larga sucesión, impertinente a veces, de preguntas y respuestas, tiende a lograr el reconocimiento de la propia ignorancia, por parte del interlocutor, lo cual le deja en disposición de comenzar, de la mano de Sócrates, la búsqueda de la definición, o el concepto, que supondría un verdadero saber. 
El punto de partida de esta indagación no puede ser otro que el de la confesión de la propia ignorancia: la que Sócrates reconoce en sí mismo reflexionando sobre el oráculo de Delfos y la que consigue que el interlocutor reconozca tras refutar su aparente saber. 

Prosigue entonces la labor de concebir y dar a luz «conceptos». A esta segunda parte llama el mismo Sócrates mayéutica, por tratarse de un arte parecido al que ejerce su madre: la partera ayuda a las mujeres a dar a luz cuerpos, Sócrates ayuda a los hombres a dar a luz pensamientos.

Las respuestas a las preguntas ¿qué clase de cosa es...? constituyen la primera teoría ética de la humanidad basada en el análisis conceptual. Platón deduciría de ella el conocimiento de las esencias o ideas. Sócrates se limita a un tipo de investigación distinto del de los sofistas, retórico, dialéctico y hasta contradictorio, o por lo menos relativista, y cuyo objetivo es el universal o la definición; esto es, un concepto universal conseguido y aceptado por todos. Sócrates identifica el conocimiento de estos conceptos éticos con la práctica de la virtud y la consecución de la felicidad. 
Identifica «saber» con «virtud» , hasta el punto de afirmar que «nadie hace el mal voluntariamente» , pero vincula además la felicidad al obrar bien, o a vivir bien; a la primera doctrina se la llama intelectualismo ético y a la segunda, eudemonismo .

[i] Su actividad constante consistió en charlar en las plazas de Atenas con cuantos quisieran buscarse a sí mismos y encontrar la fuente de la virtud. Su habilidad consistía en persuadir y disuadir; su método no era la exposición, sino el diálogo y, sobre todo, la interrogación. 
[ii] Posiblemente asumiendo que la filosofía no es una especulación sobre el mundo añadida a las otras actividades humanas, sino un modo de ser de la vida, por el cual es preciso, de ser necesario, sacrificarla.
Ediciones 2011-14-15

Empedocles-vida-biografia-historia-pensamiento

Empedocles, historia, biografia, pensamiento, aportes, aportaciones, obras, teoria, cosmologia, significado, filosofo, filosofia, aportaciones, afirma que, ciencia, Akragas,Agrigento. Información que viene de nuestra web matriz

Hablemos un poco sobre la vida, biografía e historia de Empédocles, ese ilustre presocrático del que mencionamos algunas cosas en la Escuela pluralista. Su nacimiento se puede fechar solo aproximadamente, como más joven que su contemporáneo Anaxágoras, lo que ubicaría su natalicio en los primeros años del siglo V antes de nuestra era. La fecha más probable sería 492 AC.

Provenía de una familia rica y noble de la ciudad de Akragas (Akragas, Agrigento, Sicilia. Su abuelo también se llamaba Empédocles y había sido un criador de caballos y hasta ganador de los juegos olímpicos del 496 aC. Su padre, de nombre Metón era un político prominente, que se opuso a los tiranos gobernantes en su momento.

No se sabe a ciencia cierta con quién estudió filosofía: se habla de Parménides, Pitágoras o Anaximandro (de quien aprendería su modo extravagante de vestir, según testimonio de sus contemporáneos). Lo único cierto es que conocía muy bien la filosofía de Parménides y que de él tomaría la inspiración para escribir en versos hexamétricos (en hexámetro) y, cuyo sistema físico adopta en parte y en parte pretende rectificar.

Empédocles también ayudaría a derrocar los gobiernos tiránicos (pro-democrático y a favor de la igualdad), siguiendo la tradición familiar, siendo magnánimo con los pobres, persiguiendo a los oligarcas y declinando la soberanía de la ciudad cuando se la ofrecieron.

Su brillante oratoria (Aristoteles considera que fundó la retórica), su profundo conocimiento de la naturaleza, su reputación de poderes maravillosos (que incluían la prevención y cura de enfermedades y epidemias, lucha contra la vejez e inclusive resucitar muertos), produjeron muchos mitos en torno de su existencia. Se hablaba de él como mago y controlador de tormentas, por ejemplo. Lo que sí nos queda claro era que tenía ideas fundamentadas sobre biología y embriología,

Según Aristóteles fallecería a la edad de 60 años pese a que otros escritores sugieren que vivió hasta la edad de 109 años. Sobre su muerte hay también muchos comentarios míticos: según algunos fue raptado de la tierra, según otros, se arrojo al cráter del Etna.

¿Cuales son las fuentes biográficas que tenemos respecto a este filósofo? Básicamente lo que ha dicho de él Diógenes Laercio, quien a su vez dice mencionar 22 escritos que no llegaron hasta nosotros, como fuente para su exposición. Aristóteles y Plutarco también dicen algunas cosas que nos ayudan a ultimar el perfil biográfico del que disponemos.

Anaxagoras-historia-biografia-pensamiento-Clazomene-Nous-aportes

Anaxagoras, historia, biografia, pensamiento, Clazomene, Nous, aportes, aportaciones, obras, teoria, cosmologia, significado, filosofo, filosofia, aportaciones, afirma que, ciencia, homeomerias. Información que viene de nuestra web matriz

ANAXÁGORAS (ca. 499-428 antes de J. C.) nació en Clazomene[1] (Asia Menor, Anatolia, hoy Turquía)[2] y se dirigió a Atenas en 453.

Ligado por amistad y por adhesión política a Pericles, fue acusado de impiedad por los enemigos de éste y se vio obligado a abandonar la ciudad en 434, falleciendo en Lámpsaco[3]. Anaxágoras[4] fue, según dice Diógenes Laercio, "el primero que a la materia añadió la inteligencia”. La "tradición jónica" se renueva en este pensador, para quien nada se engendra ni se destruye, sino que hay simple mezcla y separación.

La cuestión fundamental de la filosofía presocrática, la interrogación por el ser permanente con vistas a la explicación de lo que acontece y cambia, es resuelta por Anaxágoras no mediante la suposición de un principio único ni mediante la afirmación de que sólo el ser es, al modo de Parménides, sino por la hipótesis de un número infinito de elementos, de gérmenes o semillas, que se diferencian entre sí cualitativamente, que poseen propiedades irreductibles y por cuya mezcla y combinación nacen las cosas visibles.

Confusión, separación y mezcla son lo que determina la formación de las cosas sobre la base de estas semillas a las cuales llamó Aristóteles homeomerías

Estas semillas estaban en un principio confundidas y sin orden; estaban "todas juntas" en un primitivo caos que sólo ha podido ser ordenado por el espíritu, la inteligencia y la mente. La masa originaria de las homeomerías fue sometida a un torbellino impulsado por el espíritu, por "la más fina y pura de todas las cosas". 

El Nous es así el principio del orden, pero también el principio de animación y de individuación de las cosas que constituyen el orden armónico del universo. Mas el Nous produce el orden no de un modo previsto desde siempre, no como un destino, sino como una fuerza mecánica, que se desarrolla a partir de su propio centro, esto es, del centro de su movimiento en torbellino[5].

El Nous es, por lo tanto, principio del movimiento, pero de un movimiento que se extiende casi ciegamente, porque es animación más bien que cumplimiento de una necesaria justicia. Por eso afirma Aristóteles que el pensamiento de Anaxágoras carece de claridad, porque si bien explica el tránsito del caos al orden como intervención en lo confuso y mezclado de lo puro y sin mezcla, lo explica sin justificar a su vez la finalidad de este espíritu puro y universal. La percepción de las cosas tiene lugar, según Anaxágoras, mediante la sensación de las diferencias entre nuestros sentidos y los objetos externos. 
Las cosas son percibidas por sus contrarios; si hay una imposibilidad de captar la realidad en sus partes mínimas, ello es debido únicamente a la insuficiencia de los órganos sensoriales que, por otro lado, reflejan con toda exactitud lo que se pone en contacto con ellos. 

Continuadores de la filosofía de Anaxágoras fueron Arquelao de Atenas o de Mileto (fl. ca. 400 antes de J. C.) y Metrodoro de Lámpsaco (fl. ca. 420 antes de J. C.). Se atribuye al primero un escrito titulado, Sobre la Naturaleza, en el cual afirmaba que el caos primitivo, la masa originaria de todas las substancias, estaba formada por el aire, siendo el Nous su principio ordenador. La filosofía natural de Arquelao de Atenas parecía ser, pues, una combinación de las especulaciones de Anaxágoras y Anaxímenes. 

En cuanto a Metrodoro, aplicó los conceptos de la filosofía natural de Anaxágoras a la interpretación de Homero equiparando, por ejemplo, Zeus al Nous, Aquiles al Sol, Agamemnon al éter,etc. Una doctrina en algunos respectos análoga a la de Anaxágoras es la de Diógenes de Apolonia. Suele atribuirse a Anaxágoras un escrito, Sobre la Naturaleza[6]. 
Fragmentos y testimonios en Diels-Kranz, 59 (46). Testimonios de Arquelao de Atenas o de Mileto y de Metrodoro de Lámpsaco en ibíd., 69 (47) y 61 (48) respectivamente. — Además: F. Krohn, Der nou=j bei A., 1907. — D. Ciurnelli, La filosofía di Anassagora, 1947. — F. M. Cleve, The Philosophy of A. An Attempt at Reconstruction, 1948. — J. Zafiropoulo, Anaxagore de Clazomène (I. Le mythe grec traditionnel de Thales à PZoton. II. Théorie et fragments), 1948. — Artículos sobre Anaxágoras de M. Heinze (Ber. der Ges. der Wiss. philhist. Klasse [1890], 1-45), H. Diels (Archiv für Ges. der Phil. X [1897], 228-37 y Zeitschr. für Phil. und. phil. Kritik, CXIV 201-13), W. Capelle (Neue Jahrb. XLIII [1919], 81-102, 169-98), O. Gigon (Philologus, XCI [1936], 1-41), W. Broecker (Kantstudien, 1942-43). — Art. De E. Wellmann sobre Anaxágoras (Anaxágoras, 4) en Pauly-Wissowa.[7]Ver también: Anaxagoras of Clazomenae, en Encyclopedia of Philosophy. BORCHERT DONALD M, Editor in Chief. Second Edition, 2006. Thomson Gale, a part of the Thomson Corporation.[8]
[1] Clazomenae o Clazómenas, cerca de Esmirna. 
[2]«De familia rica, Anaxágoras renunció a su herencia, no interesándose por los bienes materiales para dedicarse por completo al estudio de la naturaleza… Profesaba un declarado agnosticismo religioso y era beligerante contra toda concepción animista. En el año 432-431 AC. sufrió un proceso público por impiedad (asebeia), pues había afirmado que «el sol era una piedra incandescente». Probablemente dicho proceso tenía raíces políticas, puesto que Anaxágoras era amigo y maestro del gobernante Pericles y, puesto que los enemigos de éste, de nada podían acusarle directamente, le hostigaban atacando a sus allegados. En otras ocasiones, también los intrigantes políticos se sirvieron de la ambigua acusación de impiedad (contra Sócrates, por ejemplo). Debido a este proceso, Anaxágoras se exilió a la ciudad de Lámpsaco, en la costa sur del Helesponto, donde murió hacia el 428 a.C. (el mismo año del nacimiento de Platón), y tuvo todavía tiempo de fundar una escuela en dicha ciudad, en la que le sucedió Arquelao, quien a su vez sería maestro de Sócrates. También el dramaturgo Eurípides fue discípulo de Anaxágoras…» Diccionario de filosofía en CD-ROM.1996. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona.ISBN 84-254-1991-3. Autores: Jordi Cortés Morató y Antoni Martínez Riu. 
[3] Lampsacus. Anaxagoras. (2008). Encyclopædia Britannica. Ultimate Reference Suite. Chicago: Encyclopædia Britannica. 
[4] Su nombre está asociado con un meteoro que cayó cerca de Aegospotami en torno a 467 y las teorías sobre la inundación del Nilo. 
[5] «Anáxagoras fue el primero en afirmar que todos los astros celestes habían sido formados por una masa caótica. Añadió que el sol era un cuerpo incandescente, lo que le permitía emitir luz propia; mientras que la luna debía ser considerada un cuerpo frío, opaco, y si podíamos verla se debía al reflejo de la luz solar. Uno de sus mayores aciertos hemos de localizarlo en que describió la superficie lunar llena de valles y montañas. Además explicó los eclipses y se murió convencido de que existían otros mundos habitados, además de la tierra. Como todos los pitagóricos, Anaxágoras no le concedía a nuestro planeta ningún lugar predominante en el Universo y despreciaba a quienes concedían un valor “divino” a todo lo celeste. Estas ideas estuvieron a punto de llevarle al patíbulo, pues fue condenado por los filósofos atenienses; sin embargo, Pericles le ayudó a escapar. El resto de su existencia ya lo viviría en el exilio.» YAÑEZ SOLANA MANUEL. Copérnico. Colección grandes biografías, Edimat Libros S. A. ,Madrid, 2004, página 7. 
[6] De la cual se conservan varios fragmentos significativos, está escrita en prosa, siguiendo la tradición iniciada por los milesios. 
[7] Ferrater Mora José. Diccionario de Filosofía. Editorial suramericana Buenos Aires. Quinta Edición 1964. 
[8] Se afirma allí que: la tierra se mantiene en su sitio por la presión del aire, que los solsticios del sol son causadas por vientos de los cielos. Explicó el ciclo anual de las inundaciones el Nilo como resultado de la fusión de las nieves en el sur de África (el Nilo es, de hecho, alimentado por las nieves de fusión, pero las inundaciones son causados por las lluvias del monzón), un punto de vista citado por Esquilo, Sófocles y Eurípides, y criticada por Herodoto.

Ver también: Escuela Pluralista

Escuela pluralista filosofia-caracteristicas-representantes

Escuela pluralista filosofía-características-representantes.Texto proveniente de nuestro blog matriz.
Continuando con nuestra historia de la filosofía, capítulo de los filósofos de la Antigua Grecia, vamos a hablar un poco de la llamada escuela pluralista.

Esta línea de pensamiento presocrático trata de conciliar el rechazo expreso de Parménides al cambio, con el mundo aparentemente cambiante de los sentidos. En general rechazaban la idea de un principio único (monismo). Representantes de esta escuela de pensamiento son: Empédocles, Arquelao y Anaxágoras (quien postulaba un sinnúmero de principios existentes en la naturaleza)

Empédocles

Empédocles de Agrigento (490-430 aC aproximadamente), un poeta-filósofo que mezclaba racionalismo con religiones místicas, nacido en al antigua ciudad griega de Akragas, moderna Agrigento en Sicilia.Pero también era médico (fundador de la escuela siciliana de medicina, gestora de la homeopatía, de donde también saldría Galeno)

Se le atribuyen muchas coincidencias con la escuela de Elea pero también muchas discrepancias. Mantuvo el carácter inmutable de la sustancia y por otro lado habla de cuatro facetas de la misma; tierra, aire, agua y fuego.El mundo se construye con estos cuatro elementos gracias a dos grandes fuerzas: la unión y la separación.Esto implica que en realidad las cosas existen aunque no son reales, solo son manifestación de una sustancia  única que muestras sus aristas y combinaciones. La locomoción en un mundo con estas características es sumamente necesaria.

Ahora bien, aceptando la idea eleática de negar el vacío, las cosas tienden a ponerse algo confusas; Empédocles lo resuelve por medio de alguna acción recíproca y simultánea con el cambio de lugar. Pero los cuatro elementos descritos no son auto-móviles,se desplazan gracias las dos potencias mencionadas del amor y odio, unión y separación, lo que da lugar a un gran ciclo evolutivo que involucra no solo oposición sino de entes que prevalecen sobre otros. 

Cobijados por el amor, los elementos se mantienen como en una esfera, fusionados; atrapados por la contienda, los elementos se mantienen en capas separadas. Cuando compiten entre sí, que no hay predominio total de una de las dos fuerzas implicadas, surge el mundo como lo conocemos, estando los elementos parcialmente unidos y parcialmente separados. 

La nada es inexistente e incorpórea. El amor y la lucha están hechos de sustancias más finas y tenues que los elementos.En sus nombres no hay metáforas ni su acción es puramente mecánica.El amor para este pensador es lo bueno, el bien, mientras que el odio es lo malo, lo negativo; según él lo negativo está ganando la batalla y los hombres están retrocediendo en su proceso de aprendizaje, sobre todo por los conflictos y las faltas (como matar y comer animales por ejemplo). Toda la vida es semejante y debemos respetarla.

Arquelao

Este filósofo habría sido alumno de Anaxágoras y posiblemente uno de los maestros de Sócrates. Afirmaba que el principio del movimiento era debido a la separación del frío y de lo caliente, fenómeno a partir del cual se propuso explicar el origen de la tierra, los animales y el hombre. No han sobrevivido escritos suyos pero sabemos de sus ideas gracias a lo dicho por Diógenes Laercio, Simplicio, Pseudo Plutarco e Hipólito.

Arquelao sostiene que el aire y el infinito son el origen de todas las cosas (o acaso el aire infinito), excluyendo  al parecer cualquier tipo de inteligencia en este proceso.Aunque habla de la mente infinita compuesta de aire infinito y que está presente en la vida y en las cosas.