3 de octubre de 2009

Brendan descubre America

En St. Brendan (San Barandándescubre America, veremos las andanzas de este religioso y sus nexos con la tradición sobre el descubrimiento de America.
Se encontraba St. Brendan en un monasterio de Irlanda cuando un abad visitante le habló de su viaje a través del océano a la "Tierra prometida de los santos". Brendan decició verla por sí mismo.De esa forma, un día del siglo VI, Brendan y 17 monjes parten en un bote de madera recubierto con pieles de buey.

Sus aventuras fueron maravillosas.Por ejemplo llegaron a islas de ovejas blancas gigantes y a otra cubierta por el canto de los pájaros, que abundaban tanto que le impedían caminar (me imagino el estruendo piar de las aves). Otra de las islas era de solo piedras, otra de bosques espesos; otra que denominó isla de las corrientes; una más pletórica de viñas Y muchas otras narraciones fantásticas, que incluían gran variedad de árboles y frutos extraños para sus paladares. Finalmente, después de siete años, cansados al no hallar la famosa tierra prometida de los santos, regresaron a Irlanda.

Esta historia la cuenta un manuscrito en latín, de autor anónimo, Navigatio Brendani Sancti Abbatis.Según otras fuentes, Navigatio Sanctis Brandani, que se conserva en la biblioteca vaticana

Se especula que gente que leyó el navigatio, volvió a estos mismos parajes por el año 800 de nuestra era, por lo menos 100 años después de la muerte de Brendan.Esta narración fue tremendamente popular durante la edad media, sobre todo porque mezclaba a la perfección el romance marítimo y la teología cristiana.

Ahora bien, los estudiosos actuales ven al navigatio como un obra de literatura mas no de historia. Según ciertas tendencias, Brendan tiene más símiles con el rey arturo o con Ulises que con un personaje real. Y algunos se atreven a ubicar el manuscrito dentro de la literatura irlandesa temprana o imrama, con la característica global de contar historias fantásticas en el mar. Pero hay una diferencia significativa entre el navigatio y las otras obras del imrama: el navigatio provee de direcciones de navegación y descripciones detalladas de los destinos visitados por los monjes.Aplicando las instrucciones derivadas del manuscrito, algunos intelectuales sugieren que St. Berdan y sus monjes visitaron a America del Norte.Si esto fue así, Brendan descubrió a America unos mil años antes que Colón.

Entre quienes defienden esta postura están Geoffrey Ashey, un historiador medieval famoso en los años 60 y, el aviador experto en volar el Atlántico Norte (durante los años 70), Paul Chapman.Se dice, por ejemplo, que las islas mencionadas al comienzo de este post, corresponden a las islas Feroes, un archipiélago entre Escocia e Irlanda. ¡Claro! Las ovejas que allí existen no son gigantes ni los pájaros cantan himnos como se infiere del manuscrito, pero hay cantidades de estos ejemplares. Y así sucesivamente.
Según el navigatio, después de haberse instalado temporalmente encima de una isla móvil (suponemos que era una ballena), vagaron encima de ella durante unos 20 días, hasta cuando fueron lanzados a la deriva durante otros 40 días, antes de llegar a una isla arbolada.Chapman supone que llegaron a las boscosas Barbados. Las frutas exóticas debieron ser posiblemente pomelos oriundos del caribe y el paisaje pintoresco, obviamente el de las Indias occidentales.
El asunto se complica aun mas cuando conocemos de tres manuscritos que parecen confirmar esta hipótesis, la de la llegada precia al continente americano por cuenta de los irlandeses, aunque la procedencia de estos textos es de Islandia. Son famosas sagas como la saga de Thorfin Karlsefni que algunos asumen como una traducción "enriquecida" de la navigatio. Y que no decir de la saga de Erik el rojo y de Leif Eriksson

En la Saga de Erik el Rojo, los vikingos llegaron a América, capturaron a algunos nativos, y les enseñaron su idioma. Los nativos le dijo a los nórdicos que habitantes de un país cuyo pueblo llevaba vestidos blancos y marcharon con palos con un trapo en ellos. Para los nórdicos que escucharon esta historia, según la leyenda, esto sonaba muy parecido a una procesión de monjes irlandeses. 
No resulta descabellado suponer que Cristóbal Colón conociera estos manuscritos y tradiciones.

Antártida Continente, donde está,

La Antártida es el tema de nuestros desvelos para hoy.
Es la Antártida el quinto continente más grande de la tierra, con una superficie total de 14,2 millones de kilómetros cuadrados y, se encuentra prácticamente cubierto de hielo todo el año.Su capa de hielo continental tiene unos 29 millones de kilómetros cúbicos, lo que representa cerca del 90% del total del hielo del mundo, siendo su espesor promedio, de unos 2,45 kms.

Situada casi en forma concéntrica alrededor del polo sur, la antártida (cuyo nombre traduce, "Opuesto al Ártico") y sería casi circular su forma, de no ser por la península Antártica, que llega hasta unos 970 kilómetros de distancia del extremo sur de Sudamérica y, por dos ensenadas principales, el mar de Ross y el mar de Weddel.
Veamos un mapa para orientarnos un poco mejor:
Mapa de la antártida

Se trata de un mundo de hielo donde la temperatura máxima registrada, no ha superado los 59 ° Fahrenheit, y la más baja hasta el momento( 21 de julio 1983) ha sido de -129 ° F.
Vuelo sobre la Antártida


A pesar de la presencia de la pequeñas estaciones de investigación, la Antártida está oficialmente deshabitada.Pero, ¿fue siempre así?. Ya desarrollaremos este ítem más adelante. Se dice que el mar que rodea a la Antártida es tan rico en vida como carente de la misma es el continente.Pero ya pasó el auge de la caza de ballenas que era la base económica del pasado. Ahora las exportaciones de la Antártida, son las investigaciones científicas que intentan comprender el medio ambiente mundial. Afortunadamente ya pasó el tiempo en que los países se disputaban el control territorial por ambiciones nacionalistas; ahora priman las actividades científicas no militares.

Fue descubierto en 1820 cuando los aventureros pretendían hallar grandes bancos de focas para su explotación.
El asunto es motivo de debates y discusiones nacionalistas todavía. Tres expedicionarios se disputan tal honor: El líder de la expedición rusa, Fabian Gottlieb von Bellingshausen, el inglés Edward Bransfield, y el estadounidense Nathaniel Palmer.Pero no vamos a ahondar en controversias.
Pero ya desde el año 650 de nuestra era, los geógrafos europeos de la edad media empezaron a conjeturar la existencia de la Terra Australis; los maoríes también tenían una leyenda que menciona al mar congelado y tribus yendo y viniendo... y así sucesivamente. Solo hasta cuando James Cook, entre 1772-1775 daba la vuelta al mundo y avistó grandes témpanos de hielo, se pudo suponer que podría existir este continente, más allá de los 60 o 70 grados al sur. Pero hay misterios sin resolver.

En 1959, mientras realizaba una investigación en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, el profesor Charles Hapgood (Keene College, New Hampshire), descubrió un mapa dibujado por Orontheus Phynius en 1531, donde se aprecian ríos y montañas pero sin la impronta de los glaciares. Un mapa similar sin hielo fue publicado en 1737 por Philippe Boiche, miembro de la Academia Francesa de ciencias.De hecho, el mapa publicado por Boiche, muestra al continente austral como dos grandes cuerpos de tierra divididos por agua en la misma región donde están las montañas Transantárticas actuales. Y no es tan descabellado, porque en 1958 se descubrió que la Antártida es en efecto un archipiélago de islas de hielo de gran tamaño. Y sin embargo resulta sospechoso que cartógrafos del siglo 16 y 19 muestren una Antártida distinta, posiblemente hasta poblada.
Misterios de la historia y de la civilización.