29 de julio de 2008

Bramante

(Monte Asdruvaldo, actual Italia, 1444-Roma, 1514) Bramante Donato d'Angelo, arquitecto y pintor italiano. Fue el mayor arquitecto del Renacimiento italiano, a caballo entre los siglos XV y XVI, heredero de Brunelleschi y Alberti e inspirador de muchas de las grandes figuras de la arquitectura posterior, de Sansovino a Antonio de Sangallo el Joven. Aprendió de Brunelleschi y Alberti el arte de la creación de espacios armoniosos y proporcionados, y añadió al estilo de aquéllos un interés nuevo por la perspectiva que le llevó a crear singulares efectos de profundidad y espacio en sus obras. Un ejemplo emblemático de ello es el templete de San Pietro in Montorio, en Roma, una pequeña construcción circular en el centro de un patio rectangular, proyectada para ser el centro de un recinto porticado que debía acentuar sus efectos escenográficos. Se formó probablemente en Urbino, y en 1477 está documentada su presencia en Bérgamo, trabajando en la decoración al fresco del palacio del Podestà. En 1480 se estableció en Milán, donde desplegó una gran actividad como pintor y arquitecto que puede sintetizarse en el impactante Cristo a la columna y, sobre todo en la construcción de Santa Maria presso San Satiro, donde dotó al coro, de pocos centímetros, de una gran sensación de profundidad. En 1499, tras la caída de Ludovico el Moro, se trasladó a Roma, donde trabajó principalmente al servicio del papa Julio II. En 1503 proyectó el patio del Belvedere y en 1506 se hizo cargo del proyecto de la nueva basílica de San Pedro. Ninguna de las dos obras se llevó a cabo tal como Bramante había previsto, pero la genialidad de las soluciones por él propuestas imprimió una nueva orientación, más monumental y escenográfica, a la arquitectura del Renacimiento. Intervino también en la sistematización de algunos barrios de Roma, ofreciendo con su palacio Caprini un nuevo prototipo de residencia urbana. [1]
[1] Diccionario Interactivo de Biografías Océano. 2004

COLÓN 1493-1498

Al partir Cristóbal Colón en su segundo viaje después del descubrimiento de América, los oficios de Berardi y Americo Vespucio no acabaron puesto que quedaron a cargo de los negocios del ilustre genovés.
Durante 33 meses anduvo ausente Colón de España. Al darle poder se cuestionaban sus métodos administrativos. Gobernaba de un modo elemental y torpe; dentro de su particular argumentación, los colonos debían obedecerle sin rechistar; a quien le musitase algo, Colón sentía un medieval impulso de cortarle las orejas y las narices. Pero los colonos no estaban de acuerdo.
Respecto a los indios[1], Colón pensaba que debían ser esclavos. Hacía envíos de estos, como cualquier mercancía, para que se los abonara a su cuenta, Gianneto Berardi.
No obstante, sus detractores empezaron a argüir que esta gente (indios) no eran cautivos hechos en buena guerra, luego no podían ser esclavizados.[2] En suma, el proyecto esclavista de Colón se vino de bruces.
…Mientras tanto, otras gentes se dejaban seducir por la idea de marchar a descubrir tierras remotas: sevillanos, catalanes, vascos y valencianos presionaban a los reyes, les dejaran partir y estos en realidad no se hicieron de rogar, pues ventilaban en ello un gran negocio para la corona.
Siete meses después de la segunda salida de Cristóbal Colón, deciden los reyes romper el monopolio otorgado al genovés y autorizaban que todo el que deseara ir a descubrir islas y tierra firme en esas indias, podía hacerlo, excluyendo a la Española, se podía rescatar todo, menos oro; las naves debían salir de Cádiz y regresar allí; habían de llevar gratis en el viaje de ida, un 10% de su carga para la Española, mientras que al regreso pagarían también un 10% del valor de lo adquirido en rescates.
Este cambio en las reglas de juego, pactadas con el apoderado de Berardi (Léase Cristóbal Colón), hizo que se propusieran entonces, para defender los intereses de su representado, crear un monopolio para el flete de todas las naves que ocupasen los reyes. Como táctica de ventas (o disuasión), rebajó los fletes de 3.000 maravedís[3] por tonelada a tan solo 2.000.
Aprobado este proyecto, hubo, pues, Berardi de conseguir naves, tripulantes, provisiones, pilotos y demás.
Pero la muerte rondaba los negocios de Berardi; el 14 de diciembre de 1495 hace su testamento y un día después, fallecía. La deuda contraída por Colón de 180.000 maravedíes seguía sin pagar. Fueron nombrados como ejecutores testamentarios Jerónimo Rufaldo, Amerigo Vespucci y Diego de Ocaña[4].

En Junio de 1496 regresa a Cádiz, Colón, de su segundo viaje; llega moralmente arruinado, desencantado de las personas: había perdido sus hombres de la fundación del primer viaje; había fundado la Isabela para sustituir la colonia perdida...todos enfermaron; partiendo a la búsqueda de oro tan solo halló indios; enviando indios como esclavos para ser vendidos a Sevilla, los teólogos pararon el negocio; llegado a Cuba obligó a la tripulación, a declarar que habían llegado a tierra firme…
Dura cuatro meses sin que los reyes lo reciban; andaban ocupadísimos en los pormenores de la boda de su hija Juana con Felipe el Hermoso.
A fin de octubre o comienzos de noviembre, recibieron los reyes a Colón. Para fin de año le aceptaron la idea de la tercera expedición.Solo hasta el 3 de mayo de 1498 parte Cristóbal Colón de Sanlúcar de Barrameda.[5][1] Colón creía que los esclavos añadían prestigio a los reyes; suponía además que sería un gran negocio que permitiría abastecer de ganados la colonia.
[2] Para poderla calificar de buena guerra, debió haber ganado a cuchilladas tal derecho, pero como optó por la astucia y el ingenio, estas cláusulas no tenían validez jurídica.
[3] Cifra que hasta entonces habían pagado los reyes por tal concepto.
[4] Quedaba la hija de Berardi, a quien sustentar.
[5] ARCINIEGAS Germán. Amerigo y el Nuevo Mundo. Editorial Hermes, México 1955.

28 de julio de 2008

PEDRO PASCACIO MARTINEZ

Pedro Pascacio Martínez era un menor de edad de 14 años, boyacense que participó como soldado en la famosísima Batalla de Boyacá (7 de agosto de 1819). Pedro Pascacio Martínez se hizo memorable su nombre porque fue quien dio captura a Barreiro, hallándolo oculto entre unos barrancos; al verse descubierto Barreiro le ofreció una faja llena de onzas de oro, pero el infante le contesta: “Siga adelante, si no, lo arreamos”.
Luego, Pedro Pascacio Martínez lo entregó a Bolívar.[1]
[1] Gutiérrez Cely Eugenio y Urrego Ardila Miguel Angel. 1001 cosas sobre la historia de Colombia que todos debemos saber. Circulo de lectores. Intermedio Editores, Santafé de Bogotá Colombia 1995.

Donatello

(Florencia, 1386-id., 1466)[Donato di Betto Bardi], Donatello, fue un muy importante escultor italiano. Junto con Alberti, Brunelleschi y Masaccio, fue uno de los creadores del estilo renacentista y uno de los artistas más grandes del Renacimiento. Su formación junto a Ghiberti le dejó un importante legado técnico pero casi ningún vestigio estilístico, ya que desde sus comienzos desarrolló un estilo propio basado en la fuerza emocional, y en un singular sentido del movimiento. Su revolucionaria concepción de la escultura resulta evidente ya en las grandes estatuas para nichos destinadas a Orsanmichele y la catedral de Florencia. La gravedad y el realismo de estas monumentales figuras de mármol contrastan vivamente con la gracia y el decorativismo del gótico internacional, el estilo vigente en Europa hasta entonces. Donatello comenzó esta serie en 1411 con el San Marcos y la concluyó en 1436 con el llamado Zuccone. A esta serie pertenece también el San Jorge, su primera obra famosa, de la que Vasari afirmó: «Posee el maravilloso don de moverse dentro de la piedra». Tras asociarse con su aprendiz Michelozzo, Donatello emprendió a partir de 1427 la realización en Pisa de la tumba del cardenal Brancacci, en la que esculpió en relieve el tema de la Asunción de la Virgen. Poco después, la tumba de Baldasare Coscia para el baptisterio de Florencia permitió al artista dar sus primeros pasos en el difícil arte de la fundición en bronce. El viaje a Roma que realizó el escultor hacia 1430-1432 condicionó de manera decisiva toda su producción posterior, ya que le brindó la oportunidad de conocer en directo el arte de la Antigüedad. A su regreso a Florencia comenzó la famosa Cantoría para la catedral, en la que recreó libremente algunos de los motivos clásicos admirados en Roma. Poco posterior es su escultura exenta más famosa, el David en bronce, comparable en ciertos aspectos al San Jorge de su etapa anterior. En 1443, el artista se estableció en Padua, seguramente después de haber recibido el encargo de esculpir la estatua ecuestre del Gattamelata, la primera de tamaño natural desde la Antigüedad. Realizada al estilo del Marco Aurelio romano, posee la fuerza expresiva característica de sus estatuas anteriores, una fuerza que se transmite también al caballo, representado con brío y vitalidad. En la misma ciudad obró el retablo mayor del santuario de San Antonio, en el cual combinó siete estatuas y cuatro relieves, en una disposición que fue modificada en el siglo XVI. En estos relieves, que representan los milagros de San Antonio, son por igual magistrales el sentido dramático y la organización del espacio. Donatello volvió en 1454 a Florencia, donde esculpió sus obras de mayor fuerza emocional en las que trabajó las posibilidades expresivas de la deformación. A este período corresponden Judit y Holofernes y la sublime María Magdalena, en madera. Aunque no tuvo un heredero directo, Donatello influyó de forma decisiva en la escultura florentina hasta comienzos del siglo XVI.

San Marcos (1411-1413; Orsanmichele, Florencia)
San Jorge (1415-1417; Museo del Bargello, Florencia)
Cantoría (1433-1439; Museo de la catedral de Florencia)
Zuccone (1436; Museo de la catedral de Florencia)
David (1440; Museo del Bargello, Florencia)
El milagro de la Eucaristía (1446-1448, retablo de la basílica de San Antonio, Padua)
El milagro del corazón del avaro (1446-1450, retablo de la basílica de San Antonio, Padua)
Gattamelata (Padua)
María Magdalena (h. 1455, Museo de la catedral de Florencia).[1]
[1] Diccionario Interactivo de Biografías Océano. 2004.

27 de julio de 2008

Ghiberti, Lorenzo

(Florencia, 1378-id., 1455) Ghiberti fue un Escultor y orfebre italiano. Comenzó su actividad artística como orfebre, pero fue una personalidad modesta hasta 1401, cuando participó con El sacrificio de Isaac en el concurso para la realización de las segundas puertas (o puertas norte) del baptisterio de Florencia, en el que resultó ganador, imponiéndose, entre otros, a Brunelleschi. Este hecho marcó su vida, ya que una obra de tal envergadura requirió la creación de un importante taller, que fue el principal de Florencia a lo largo de medio siglo, por lo que se formaron en él destacadas figuras, como Donatello, Michelozzo, Uccello, Masolino y Filarete. Las puertas norte, realizadas de 1403 a 1424, incluyen veinte episodios de la vida de Cristo y ocho figuras de santos, talladas con el estilo elegante y minucioso, lleno de detalles, que caracteriza la escultura gótica. En 1425, el gremio de comerciantes de Florencia, satisfecho con su trabajo, le pidió que se ocupara también de las puertas este, que centraron su actividad hasta 1452. Sus diez grandes plafones de bronce dorado representan escenas del Antiguo Testamento en un estilo que nada tiene que ver con el anterior, por sus figuras poderosas, construidas sobre fondos de paisaje en los que se aplican con rigor las reglas de la perspectiva renacentista. Son, pues, estas puertas una obra típica ya del Renacimiento y que gozó de merecida fama en su tiempo, hasta el punto de que muchas grandes figuras del arte viajaron a Florencia para admirarlas. Vasari relata que Miguel Ángel las consideró dignas de ser las puertas del Paraíso, nombre con el que se las designa habitualmente. Ghiberti esculpió también algunas estatuas de bronce para la iglesia florentina de Orsanmichele y, en sus últimos años escribió tres Commentarii, con valiosas referencias a pintores y escultores italianos, y una autobiografía, la primera que se conserva de un artista.[1]
[1] Diccionario Interactivo de Biografías Océano. 2004

14 de julio de 2008

8 DE AGOSTO DE 1819

La derrotada tropa española, luego de la batalla de Boyaca, marcha toda la noche; llegado el día 8 de agosto de 1819 llega a Chiquinquirá (cerca de las diez de la mañana) donde descansan cerca de dos horas y toman provisiones.
A las dos de la tarde pasan por Simijaca, una hora más tarde arriban a Susa, camino de Ubaté donde se notificaron que los patriotas granadinos andaban por la zona, tomaron el camino de Muzo sobre las siete de la noche.[1]Ver también: Colombia 1818, Grito de independencia
[1] Bibliografía consultada: FUNDACION PARA LA CONMEMORACION DEL BICENTENARIO DEL NATALICIO Y EL SESQUICENTENARIO DE LA MUERTE DEL GENERAL FRANCISCO DE PAULA SANTANDER,. Los Ejércitos del Rey 1818-1819 Tomo II, Banco de la República departamento editorial, Bogotá D. E. 1989

13 de julio de 2008

MOISES

La historia de Moisés se puede dividir en varias etapas para apreciarla mejor:
En primer lugar fijemos el posible marco histórico adecuado o previo a la confusa existencia histórica de Moisés: Historia de Egipto, 1352-1150 a .C.
Ahora, sigamos buscando a Moisés y al Exodo.
Como la labor no es sencilla, sigamos armando el rompecabezas. Ha habido históricamente una época propicia para ubicar el famoso Exodo hebreo (véase Moises, Exodo y hebreos).
¿Qué decían los historiadores antiguos sobre este personaje literario tan preciado por los judíos?
Leamos lo que tienen que decir en: Moises, Maneton y Josefo.
Con estos elementos dispersos, tratemos entonces de conjeturar los posibles Prototipos de Moises.
Ya tenemos un cuadro menos vaporoso sobre el gran legislador hebreo. Fijemos con precisión entonces la escenografía de Moises.
Empecemos ahora sí reseñando la Infancia de Moises, donde se fijan las incongruencias lingüísticas respecto al nombre y otros dislates notorios.
Respecto a las esposas de Moises, se tiene dudas, planteadas por el texto bíblico sobre si fueron una o en realidad dos las mujeres del patriarca.
Viene a continuación un pasaje interesante sobre la asignación de su misión, en Teofania.
Tratando de rumiar toda esta información reunida en fuentes tan dispersas, pivotando todas frente a la Torah, traigamos a colación el artículo titulado, Freud y Moises, donde el ilustre psicoanalista hace unos postulados bien interesantes, complementados con la entrada Moises y Freud.Tenemos ya a un personaje mitológico (es una opinión fundada en estas lecturas) con una tarea asignada, entonces sigámoslo en su labor: Moises y su misión, la salida de Egipto, Los diez mandamientos.

12 de julio de 2008

Brunelleschi, Filippo

(Florencia, 1377-id., 1445) Arquitecto y escultor italiano. Fue el arquitecto italiano más famoso del siglo XV y, con Alberti, Donatello y Masaccio, uno de los creadores del estilo renacentista. Se formó como escultor y orfebre e inició su carrera en el ámbito de la escultura. No es de extrañar, por tanto, que participara en el concurso para la realización de las puertas del baptisterio de Florencia en 1401, certamen en el que quedó segundo, después de Ghiberti. Se dice que su decepción por este relativo fracaso fue tal que en lo sucesivo decidió dedicarse casi exclusivamente a la arquitectura. Sus profundos conocimientos matemáticos y su entusiasmo por esta ciencia le facilitaron el camino, además de llevarle al descubrimiento de la perspectiva, la clave del arte del Renacimiento. A Brunelleschi se debe, de hecho, la formulación de las leyes de la perspectiva central, tal como afirma Alberti en su famoso tratado Della pintura. Pero en su época, su fama estuvo asociada, sobre todo, a la cúpula de la catedral de su ciudad natal, Florencia, ya que sus conocimientos de ingeniería le permitieron solventar los problemas, en apariencia insolubles, de la construcción de dicha cúpula, por lo que sus conciudadanos lo reverenciaron. De hecho, en la actualidad la cúpula continúa siendo su obra más admirada.
A partir de los monumentos clásicos y de las realizaciones del románico toscano, creó un estilo arquitectónico muy personal, en el que desempeñan un papel fundamental las matemáticas, las proporciones y los juegos de perspectiva. En todos los edificios que llevan su firma, las partes se relacionan entre sí y con el todo mediante fórmulas matemáticas, de manera que, por ejemplo, una sección es la mitad o la cuarta parte del todo, etc. También entran en juego las combinaciones de diferentes figuras geométricas (cuadrado, círculo, triángulo), ya que para Brunelleschi, como buen renacentista, la estética no era un juego de azar sino el resultado de la correcta aplicación de una serie de leyes preestablecidas. Precisamente por ello, sus edificios no son aptos para suscitar emociones sino para intentar comprender fría y racionalmente las leyes que el artista quiso plasmar a través de sus realizaciones. Su arquitectura elegante y moderadamente ornamental queda compendiada a la perfección en dos espléndidas creaciones: la capilla Pazzi y la Sacristía Vieja de San Lorenzo. Son dos obras de planta central, basadas en la armonía visual y en la alternancia, característica del artista, entre arenisca gris y estuco blanco. Pese a la importancia de su figura, la influencia de Brunelleschi en las generaciones posteriores fue muy limitada. Sin embargo, quien sin duda se inspiró de algún modo en él para sus realizaciones arquitectónicas fue Miguel Ángel.

Cúpula de la catedral de Florencia (1419-1434)
Hospital de los Inocentes (1419, Florencia)
Basílica de San Lorenzo (1420, Florencia)
Basílica del Santo Spirito (1426, Florencia)
Capilla Pazzi (Florencia)
Modelo en bronce para las puertas del baptisterio de Florencia (1401; Museo del Bargello, Florencia)
Crucifijo de madera pintada (h. 1412; Santa Maria Novella, Florencia).[1][1] Diccionario Interactivo de Biografías Océano. 2004

COLOMBIA, 1818

El 5 de mayo de 1818 le contaba el general Morillo (el pacificador) al virrey don Juan Sámano sobre las acciones emprendidas por los ejércitos del rey en Sombrerero, Maracay, La Puerta, Ortiz, Rincon de los Toros, San Carlos y Cojedes (Venezuela). El panorama pintaba bien gris para las tropas de la Nueva Granada.
“Tengo la particular satisfacción de anunciar a vuestra excelencia la completa derrota que han sufrido todos los cuerpos enemigos, que la rabia impotente de los malvados ha osado presentar a las tropas del rey nuestro señor, en estas provincias…Los caudillos Bolívar y Páez reunieron sus fuerzas, que llegaron a ser muy numerosas después de la ocupación de Guyana, y vinieron con muchas armas y municiones adquiridas en las colonias, a acometer estas provincias.
Siete brillantes jornadas en que sucesivamente han sido derrotados, los han reducido a la mayor impotencia, haciendo desaparecer una raza de perversos…han producido el exterminio de más de 3.500 rebeldes con la mayor parte de sus caudillos…En una palabra, la farsante Republica de Venezuela y sus bulliciosos autores han conocido que jamás podrán dominar a un país, cuyos habitantes aman el gobierno de su legítimo soberano…Pasan de 2.500 fusiles, 12 banderas, 200 cargas de municiones, 40 cajas de guerra, parques, armerías y cuantos efectos de guerra habían podido reunir en más de un año, los que han quedado en nuestro poder. Sobre 8.000 caballos del Apure se les han destruido y hemos cogido más de 3.000 de ellos y de 1.000 mulas. El estado mayor de Bolívar, con sus jefes, oficiales, cartas, papeles e instrumentos, la secretaría del mismo, con sus equipajes, correspondencias, todo ha quedado en poder de las armas de su majestad. Ha muerto la mayor parte de los generales y más de 40 coroneles, hallándose atravesado de un balazo el bárbaro asolador del Apure, José Antonio Páez. El mismo Bolívar, en camisa y protegido de la oscuridad, pudo escapar casi por milagro en la sorpresa que le hizo en el Rincón de los Toros el bizarro coronel don Rafael López.”
El 20 de julio de 1818, en un oficio de Morillo dirigido a Barreiro encontré una frase que me dejó perplejo. Uno no alcanza a dimensionar si al expresarse así el Pacificador sobre Simón Bolívar lo hacía por respeto o por burla: “Bolívar se fue a Guyana después de haber sido batido Sedeño en Los Pastos, veremos qué quiere hacer este gran señor”.
En otra carta fechada el 16 de octubre de 1818, Pablo Morillo le escribía a Barreiro y hacía énfasis en la inconveniencia de liderar la campaña del Llano por parte del Virrey Sámano, debido a falta de presupuesto y a la necesidad de tropas en la capital, así mismo argumenta la necesidad de permanecer en la cordillera y la imperiosa necesidad de poseer un cuerpo de caballería apto para estos menesteres.
Ahora, resulta de gran valor histórico saber cuales eran los requerimientos de medicinas solicitadas por los españoles[1] : pedían Tártaro emético, Ipecacuana, kermes mineral, sal catártica, Ruibarbo, crémor de tártaro pulverizado, Maná escogido, sal de ajenjo, magnesia calcinada, Opio en pasta, Láudano líquido de Sidenham, tintura anticólica, ídem de castor, álcali volátil, almizcle en pasta, alcanfor, éter sulfúrico, licor anodino mineral, espíritu de nitro dulce, espíritu de vitriolo, espíritu de coclearia, alcohol de canela, espíritu de toronjil compuesto, espíritu de hierbabuena, cortezas de naranja, agua espíritu de la reina, potasa ferruginosa líquida, genciana, centaura menor, triaca magna, electuario de diascordio, bálsamo anodino, bálsamo católico, nitro purificado, alumbre crudo, alumbre calcinado, agua del papa, cuerno de ciervo calcinado, piedra infernal, goma arábiga, goma amoniaco purificada, vitriolo blanco, sal de saturno, azúcar de saturno, aceite de plomo líquido, flor de saúco, extracto de orozus, emplasto aglutinante Andrés de la Cruz..etc.[2]
Ver también: Guerra de independencia , 8 de agosto de 1819
[1] Relación de medicinas que solicitaba el cirujano mayor de la tercera división don José Fernandez de Noceda. Santa Fe, 12 de Diciembre de 1818. Omito las cantidades.
[2] Bibliografía consultada: FUNDACION PARA LA CONMEMORACION DEL BICENTENARIO DEL NATALICIO Y EL SESQUICENTENARIO DE LA MUERTE DEL GENERAL FRANCISCO DE PAULA SANTANDER,. Los Ejércitos del Rey 1818-1819 Tomo I, Banco de la República departamento editorial, Bogotá D. E. 1989.

11 de julio de 2008

Bellini, familia

Jacopo (Venecia, actual Italia, h. 1400-id., 1470/1471) y sus hijos Gentile (Venecia, 1429-id., 1507) y Giovanni (Venecia, h. 1430-id., 1516) Familia de pintores italianos. Jacopo -o jacobo- fue un pintor de renombre en la Venecia del siglo XV (formado bajo la influencia de Gentile Fabriano, a cuyas tendencias trató de añadir la presencia del gusto biznatino en la tradición veneciana, así como de las ideas naturalistas prcedentes de la Toscana ), donde tuvo un próspero taller en el que se formaron sus hijos Gentile y Giovanni. El primero (nacido posiblemente en 1429) heredó el taller familiar y practicó una pintura pintoresca, por lo general de grandes dimensiones, en la que reflejó la vida veneciana de la época, como en Procesión en la plaza de San Marcos. De 1479 a 1480 trabajó en Constantinopla al servicio de Mehmet II, de quien realizó un retrato. Su hermano Giovanni (nacido en 1426, se supone; siendo además , posiblemente, hijo ilegítimo de Jacobo -suponemos porque no figura en el testamento de su madre-) fue el artista más importante de la familia y del quattrocento veneciano. Su larga vida le permite llevar la pintura desde el arcaísmo gotizante hasta la modernidad y asimilación total de las ideas humanistas.Su mérito reside principalmente en haber transformado Venecia, una ciudad sin ninguna importancia artística por entonces, en uno de los grandes centros del Renacimiento italiano.
En su juventud, de la que se sabe muy poco, adopta la ordenación geométrica y la perspectiva de Mategna, que se había casado con su hermana Niccolosa.
Con Giovanni Bellini se formaron, por ejemplo, Tiziano y Giorgione, en los que ejerció una gran influencia. Su pintura, que incluye retratos, temas mitológicos y religiosos, se caracteriza por los efectos tonales y por su carácter eminentemente lírico. En su producción artística destacan en particular sus Vírgenes.[1]

Ver también: Pintores, pinturas y artistas del renacimiento; Leonardo, teórico del arte y la ciencia ; Pietro Perugino, Madonna and child; Raffaello.
[1] Enciclopedia Universal Ilustrada europeo americana. Espasa Calpe S.A. Madrid 1979

10 de julio de 2008

History of Colombia

history, Colombia There are two excellent websites on the history of Colombia (in Spanish): 1 - ) History of Colombia, a major historical study, starting with local history on the origins of the municipalities of Villarrica and Cunday. 2 - ) history of Colombia, this is a historic blog whose coverage extends also to Venezuela, Ecuador, Peru and Bolivia.

8 de julio de 2008

Colombia, grito de Independencia

El grito de independencia de Colombia es el 20 de Julio de 1810, cuando los criollos, buscando una disculpa baladí, levantaron las masas pidiendo cabildo abierto.
Temas afines: july 20.