15 de noviembre de 2009

Rachel Carson biografia-vida

Rachel Carson,biografía, historia; nació en mayo 27 de 1907 en Springdale Pensilvania, Estados Unidos y falleció el 14 de abril de 1964, en Silver Spring, Maryland. Su nombre completo era Rachel Louise Carson, bióloga estadounidense conocida por sus escritos sobre la contaminación del medio ambiente y su historia natural del mar.

Desde muy joven Rachel Carson desarrolló un fuerte inclinación por el mundo natural. Entró en el Pennsylvania College para mujeres con la firme intención de convertirse en escritora pero luego su vocación la inclinaría por la biología. Terminando su pregrado o licenciatura en 1929 continúa sus estudios de maestría en la Universidad Johns Hopkins (MA, 1932) y en 1931 se unió a la docencia en la Universidad de Maryland, donde enseñaría durante cinco años. De 1929 a 1936 también enseñó en la escuela de verano de la Universidad Johns Hopkins y cursó estudios de postgrado en el laboratorio biológico marino en Woods Hole, Massachusetts.


En 1936 Rachel Carson ejerce como biólogo acuático para la oficina de pesca de los Estados Unidos donde permanecería hsta 1952.

Un artículo en The Atlantic Monthly en 1937 sirvió como base para su primer libro "Under the Sea-wind" (en el viento del mar), publicado en 1941, ampliamente elogiado no solo por su rigor científico sino por su prosa y lírica.
The Sea Around Us -algo así como el mar alrededor nuestro-(1951) se convirtió en un best-seller a nivel Estados Unidos, ganando el premio nacional del libro y siendo traducido a 30 idiomas.
Su tercer libro The Edge of the Sea , fue publicado en 1955.

Su profético libro Silent Spring (Primavera silenciosa) publicado en 1962, fue un gran éxito editorial que llamó la atención del mundo sobre el uso indiscriminado del DDT y otros poderosos insecticidas (la industria química reaccionó airadamente), así como la creación de una conciencia mundial acerca de los peligros de la contaminación ambiental. Una primavera silenciosa, sin el canto de los pájaros. Las aves morían después de ser afectadas por productos químicos de los insecticidas. Ahí empieza su obra.


"No hemos madurado aun lo bastante para pensar en que sólo somos una minúscula parte de este vasto e increíble universo".
Un año después estaba debatiéndose sus ideas en el Congreso norteamericano. Pero Carson no pudo ver los resultados sustantivos de su propuesta, ya que solo un año más tarde fallecería, a los 56 años.

No obstante el movimiento ambientalista había nacido.

Por historia, history.
Leer también: Biosfera

Francisco de Goya-biografia-vida

Francisco de Goya nació en Fuendetodos un 30 de marzo de 1746 y falleció en Burdeos, el 16 de abril de 1828.

Francisco José de Goya y Lucientes, consumado artista español, cuyos cuadros muy diversos, dibujos y grabados reflejan trastornos históricos contemporáneos e influyó en importantes 19a-y pintores de los siglos 19 y 20. La serie de grabados Los Desastres de la Guerra (1810-14) dejaron registros de los horrores de la invasión napoleónica. Sus obras pictóricas maestras son La Maja Desnuda y La Maja Vestida (c. 1800-05).

Infancia de Goya.

Su formación artística como tal la empezó en el taller del pintor José Luzan y Martínez,un artista local preparado en Napoles.
A las claras se veía que desde joven Goya era un curioso pintor muy influido por Velázquez y Rembrandt, desinteresado por las normas académicas y por tanto, un fracaso en los dos concursos que hizo la Academia de Bellas Artes de Madrid durante su juventud. No obstante fue allí donde el ilustre pintor español conocería a los pintores aragoneses Ramón y Francisco Baveu, que serían definitivos en su carrera. Sería con una hermana de ellos (Josefa) que se casaría don Francisco de Goya en 1773.
Marcharía a Roma desde 1771 a continuar sus estudios aunque venía a intervalos a su patria, durante los cuales le fueron encomendados varios frescos de la catedral, que ejecutaría a intervalos durante los próximos 10 años.
Estas y otras primeras pinturas religiosas realizadas en Zaragoza en el estilo barroco-rococó entonces vigente en España y son influenciados en particular por el gran pintor veneciano Giovanni Battista Tiepolo, que pasó los últimos años de su vida en Madrid (1762-70), donde había sido invitado a pintar los techos en el palacio real.

La carrera de Francisco de Goya en la corte se inició en 1775 cuando fue contratado como pintor de cartones en la Real fábrica de Tapices de Santa Bárbara. De los mismos haría Goya más de 60 (que son conservados casi todos por el Museo del Prado) hasta 1792. Es esas obras refleja Goya, los pasatiempos aristocráticos y plebeyos, influenciado posiblemente por el artista alemán Anton Rafael Mengs, un eximio exponente del neoclasicismo y que había sustituído a Tiepolo en la corte madrileña.

Para 1780 Francisco de Goya es admitido en la Academia de Bellas Artes (Real Academia de San Fernando, Madrid), pintando un Cristo crucificado, una composición muy tradicional donde se percibe la influencia de Mengs pero modificada por el estilo naturalista de Velásquez.

En 1785 es nombrado pintor del rey Carlos III con una anualidad de 15.000 reales de vellón. De esta década datan  algunos de sus grandes retratos como pueden ser, el Conde Floridablanca y Duques de Osma y varios funcionarios judiciales y aristócratas, así como a bellas damas (incluyendo a la Marquesa de Pontejo).

La muerte de Carlos III, llega en 1788, poco antes de la revolución francesa. Vendría luego el reinado del ingenuo Carlos IV, su inteligente e inescrupulosa esposa Maria Luisa, así como la corrupción política y social de su corte, que culminaría con la invasión napoleónica de España. (Leer Manuel Godoy, Aranjuez 1808, Fernando VII). Patrocinado por este nuevo rey, Carlos IV, Francisco de Goya pasa a ser pintor de la corte (pintor de cámara, 1789), afamado y exitoso. En 1795 efectivamente Goya es nombrado director de la Academia la que renunciaría dos años después alegando quebrantos de salud y, primer pintor de la corte en 1799.

Después de una enfermedad que le dejó sordo después de 1792 (durante un viaje a Andalucía), estuvo largas temporadas en Sevilla, Cádiz y Sanlúcar, muy bien acompañado de la que se dice fue su amante, la duquesa de Alba. Su pintura se hizo más imaginativa y crítica, llegando a un punto bastante alto en 1799 con la publicación de "Los Caprichos", una serie de 80 grabados donde atacó los abusos sociales, políticos y religiosos, con tintes caricaturescos.
Para el año de 1800 pinta, sin perder su línea perspicaz, el grandioso retrato de La familia de Carlos IV, donde muestra la fealdad y la vulgaridad de las principales figuras de la misma.

Le tocó vivir en 1808 la invasión napoleónica (año del cual haría luego un óleo muy famoso llamado los fusilamientos del 3 de mayo, donde quedaría plasmado la detención y el fusilamiento de 45 ciudadanos de Madrid, en la montaña de Príncipe Pío) y los cambios de monarca, jurando fidelidad en 1809 a José I y manteniendo su cargo de pintor de la corte. En 1810 realiza su serie de grabados titulados "Los desastres de la guerra" (publicados por primera vez en 1863)

retratando a personajes como el duque de Wellington en 1812, mismo año en que fallecería su mujer, Josefa Bayeu. Finalizando la guerra en 1814. Goya, que había sido tildado de afrancesado, tuvo que cargar con una investigación para determinar su lealtad o no, al régimen de Pepe Botella, pero fue absuelto y regresado a su cargo, aunque relegado puesto que no agradaba a Fernando VII. En todo caso durante 1814 pintó "La carga de los mamelucos" donde muestra la lucha entre madrileños civiles y mercenarios egipcios combatiendo por Francia y, el cuadro anteriormente reseñado  del 3 de mayo de 1808. Haría así mismo una serie de autorretratos donde le pesimismo , el cinismo y la desesperación serán la constante.

En 1824, cuando fracasó un intento de establecer un gobierno liberal, goya, de 78 años, pide permiso al rey para ir hasta Francia por razones de salud. Después de visitar París, decide exiliarse voluntariamente en Burdeos junto a su compañera sentimental Leocadia Zorrilla (y los hijos de esta), donde permanecería hasta su muerte (exceptuando por supuesto un breve viaje hasta Madrid).

Francisco de Goya pasó a la historia como un artista revolucionario que supo reflejar el agitado estado de cosas que le tocó vivir.
Solo hasta 1919 los restos de Goya regresarían a España, a la ermita de San Antonio de La Florida, en Madrid.
Leer también: Muerte y arte