13 de julio de 2008

MOISES

La historia de Moisés se puede dividir en varias etapas para apreciarla mejor:
En primer lugar fijemos el posible marco histórico adecuado o previo a la confusa existencia histórica de Moisés: Historia de Egipto, 1352-1150 a .C.
Ahora, sigamos buscando a Moisés y al Exodo.
Como la labor no es sencilla, sigamos armando el rompecabezas. Ha habido históricamente una época propicia para ubicar el famoso Exodo hebreo (véase Moises, Exodo y hebreos).
¿Qué decían los historiadores antiguos sobre este personaje literario tan preciado por los judíos?
Leamos lo que tienen que decir en: Moises, Maneton y Josefo.
Con estos elementos dispersos, tratemos entonces de conjeturar los posibles Prototipos de Moises.
Ya tenemos un cuadro menos vaporoso sobre el gran legislador hebreo. Fijemos con precisión entonces la escenografía de Moises.
Empecemos ahora sí reseñando la Infancia de Moises, donde se fijan las incongruencias lingüísticas respecto al nombre y otros dislates notorios.
Respecto a las esposas de Moises, se tiene dudas, planteadas por el texto bíblico sobre si fueron una o en realidad dos las mujeres del patriarca.
Viene a continuación un pasaje interesante sobre la asignación de su misión, en Teofania.
Tratando de rumiar toda esta información reunida en fuentes tan dispersas, pivotando todas frente a la Torah, traigamos a colación el artículo titulado, Freud y Moises, donde el ilustre psicoanalista hace unos postulados bien interesantes, complementados con la entrada Moises y Freud.Tenemos ya a un personaje mitológico (es una opinión fundada en estas lecturas) con una tarea asignada, entonces sigámoslo en su labor: Moises y su misión, la salida de Egipto, Los diez mandamientos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario