28 de febrero de 2009

Bolivar y Amestoz

Bolivar y Amestoz.

Entretanto la Providencia parecia proteger los dias del Libertador en Jamaica, alejando de su pecho el puñal traidor que habia de atentar contra ellos. Un español, pagado por Don Salvador Moxo, que había sustituido a Cevallos mientras un viaje de este a la Peninsula, logro seducir en Kingstown a uno de los sirvientes de Bolivar; y cierta noche, acercándose a la hamaca en que solia dormir, clavo su acero homicida en el corazon de la persona que alli estaba acostada. Al iay! lanzado por la victima Bolivar se levanto, hizo preso al criminal y lo entrego a la justicia, que oida la confesion del infiel servidor le condeno a sufrir la ultima pena.
Este incidente necesita una explicacion. El Libertador y un emigrado de Caracas amigo suyo, llamado Amestoz, acostumbraban dormir en la misma habitación. El primero se acostaba en una hamaca y el segundo en una cama. Pero aquel dia, en que el calor fue extraordinario, habiéndose retirado Amestoz mas temprano se acosto en la hamaca mientras volvia su amigo. Cogiole el sueño, y Bolivar a su llegada, por no molestarle, ocupo la cama que estaba vacia. Este cambio casual le salvo la vida. Sin embargo, el aguerrido soldado, el esforzado campeon de la independencia de Venezuela, si bien no pudo menos de lamentar el sangriento e inhumano fin de su querido amigo, no por eso se inquieto y siguio habitando en Kingstown hasta que sabedor de que el capitan propietario de la corbeta "Dardo", Luis Brion, habia marchado hacia Cartagena Colombia con algun armamento, y se hallaba en los Cayos de San Luis allegando gente y acopiando viveres para acudir al socorro de la plaza, volo a ofrecerle su espada, entusiasta como siempre, como siempre alentado por el mismo noble valor y la misma imperturbable esperanza.