Entradas

Mostrando las entradas de noviembre 30, 2008

Los restos del Che

En los restos del Che, daré cuenta breve de las pasiones suscitadas por el cuerpo del difunto ché entre las masas.
Al fallecer, su cuerpo fue llevado al lavadero del hospital de Nuestro Señor de Malta y exhibido durante dos días (las gracias del formaldehído). Las monjas que estuvieron al tanto de dicho cuerpo hablaban del parecido del Che con Jesucristo (la gente ve lo que quiere ver); los asistentes recortaban mechones del cabello del líder inmolado para emplearlos como talismanes.
Pensaban hacer desaparecer el cuerpo, dicen. Por esta razón le amputaron las manos, para probar su fallecimiento. La orden inicial era cremarlo, pero esto no se llevó a cabo; lo que sí hicieron fue arrojarlo a una fosa común junto a otros guerrilleros. Solo hasta 1997, sus restos fueron rescatados por un grupo de científicos cubanos; el 12 de julio de ese mismo mes fueron trasladados y sepultados en el memorial Ernesto Guevara, en Santa Clara.
Ver también: Che Guevara, poesia , Poema para el Che Guevara

Los bancos

Los bancos son uno de los progenitores del dinero, junto con las casas de moneda y las secretarías del tesoro o los ministerios de finanzas. Son por supuesto mucho más antiguas las casas de moneda y luego los bancos. Durante el imperio romano se conocían bancos incipientes; durante la Edad media, menguaron como el conocimiento y la actividad científica, posiblemente debido al conflicto con la objeción religiosa a la usura.
Cuando llegó el renacimiento la banca revivió de mano del comercio floreciente, principalmente de mano de los italianos (aunque eso no implica ninguna continuidad de los bancos romanos y los ulteriores italianos del renacimiento), destacando por ejemplo la familia de Los Médicis, familia descollante en esta actividad, gracias a que oficiaban como agentes fiscales de la Santa Sede. Fueron las casas bancarias de Venecia y Génova las precursoras de los bancos hoy en día. «Cuando el negocio de los préstamos se desarrolló en Londres no fue sino natural que la calle donde…