7 de noviembre de 2008

Aranjuez 1808

El 17 de marzo de 1808 en Aranjuez el pueblo se amotinaba, el conde de Montijo, disfrazado del labriego Tío Pedro exaltaba los ánimos de la turba: Esto no puede llamarse un levantamiento popular espontáneo, esto fue algo dirigido y programado por el príncipe Fernando y urdido por una aristocracia descontenta con Carlos IV y Manuel Godoy.
Las tropas napoleónicas estaban en España y la familia real se trasladó al palacio de Aranjuez, para luego partir hacia América. Claro, existía un vacío de poder sentido por el pueblo; la masa sale a la calle buscando a Godoy, al que llamaban choricero debido a su origen extremeño. Hubo disturbios toda la noche y enfrentamientos entre leales e inconformes; al alba, Carlos IV depone al Príncipe de la Paz y abdica en su hijo, ya Fernando VIII. Manuel Godoy tuvo que seguir escondido otras 36 horas, cuando el hambre le obliga a salir, luego fue encarcelado.[1]
Ver también: Juan Martin el empecinado
[1] Bibliografia consultada:
Carmona Gonzalo, Paisajes después de las batallas, en Muy Historia número 14/2007 G y J España Ediciones, S. L., S. En C., Madrid.